Retratar Ávila en diálogo con los espectadores

D.C
-

La pintora Ana Reynolds inaugura en el Torreón de los Guzmanes, sede de la Diputación, una exposición en la querecrea la 'herencia medieval' de la ciudad de Ávila fundiendo con sutileza lo figurativo con la abstracción

Retratar Ávila en diálogo con los espectadores

La pintora Ana Reynolds celebra en el patio porticado del Torreón de los Guzmanes, sede de la Diputación Provincial, una exposición de pintura para la que ha seleccionado una treintena de obras que son, en esencia aunque no solamente eso, un homenaje a la ciudad de Ávila a través de recreaciones de sus calles y monumentos en las que se percibe una sutileza en la forma de mirar y de contar que conjuga lo figurativo con una puerta abierta a la abstracción, para conformar un lenguaje que cautiva la atención del espectador.
Esta exposición, la primera que celebra en Ávila esta madrileña casada con un abulense que se declara «enamorada de esta ciudad  que tiene un magnífico patrimonio», lleva por título ‘Herencia medieval’, lema con el que, explicó, ha querido resaltar el secular patrimonio que atesora y comparte una ciudad «llena de historia», pero también el hecho de que «hablamos de una ciudad llena de belleza, que nunca te cansas de mirar, y que está muy viva».
Esa «figuración libre» en la que la fidelidad con el referente elegido para su rápida identificación deja hueco para «una cierta abstracción» la desarrolla Ana Reynolds  sirviéndose de «una técnica mixta en la que me gusta mucho trabajar las texturas», conformando unas visiones en las que lo real se funde de alguna manera con lo que podría decirse onírico, buscando de esa manera «un juego con el espectador» a través del cual la artista le invita a «completar lo que yo quiero contar en mis pinturas». 
Retratar Ávila en diálogo con los espectadoresRetratar Ávila en diálogo con los espectadoresEn sus obras, en las que además de la capital abulense –«una ciudad de piedra que es capaz de contar muchas cosas y muy interesantes a quien sabe mirarla»– ha querido reflejar el Valle Amblés y la localidad de Madrigal de las Altas Torres, explicó la artista que «intento narrar una historia pero sin acabarla, para dar la oportunidad al espectador de poder terminarla; en algunas dejo de contar cosas, en otras cuento algo más de lo que veo y hago más grande lo que es ñas pequeño, todo para dialogar con el espectador», todo ello escenificado a través de una paleta de colores bastante cálidos y agradables, siempre «con texturas y pintura acrílica».
«Espacio maravilloso». Ana Reynolds, que en la inauguración de la muestra estuvo acompañada por el diputado responsable del área de Cultura, Eduardo Duque, dio las «gracias a la Diputación por darme la grandísima oportunidad de exponer aquí, en un sitio maravilloso, un espacio que es un honor poder ocupar con mi pintura, y sobre todo después de la pandemia». 
La exposición, fruto de un año y medio de trabajo de Ana Reynolds, podrá visitarse en el Torreón de los Guzmanes hasta el día 30 de octubre, de lunes a viernes de 12,00 a 14,00 y de 17,00 a 19,30 horas.