El 'relator' para Cataluña muestra la división política

Santiago González
-

Tudanca apoya la convocatoria de un Consejo Territorial del PSOE y defiende el diálogo, mientras Mañueco reclama «respeto a la Constitución»

El portavoz socialista, Luis Tudanca (i), habla en el hemiciclo de las Cortes con José Francisco Martín y Mercedes Martín - Foto: Ical

La aceptación de Pedro Sánchez de incorporar un ‘relator’ a la mesa de partidos sobre Cataluña eclipsó el pleno de las Cortes, cuyos pasillos se convirtieron en el escenario de declaraciones cruzadas que mostraron la división de las fuerzas políticas. La postura más radical la abanderó el PP, cuyo presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, considera al Gobierno socialista «un peligro para España», mientras que la oposición de izquierdas defendió el «diálogo» como forma de solucionar el conflicto territorial aunque no entienden la necesidad de una figura neutral.
El propio secretario autonómico de los socialistas, Luis Tudanca, manifestó que el Gobierno explicó «mal» la decisión, aunque considera que se trata de una «anécdota», tras lo que insistió en su defensa del diálogo con Cataluña, algo que, a su juicio, debe abstraerse del debate sobre los Presupuestos del Estado.
No obstante, Tudanca consideró oportuno que el PSOE convoque el Consejo Territorial como solicitó el castellano-manchego García Page y algunos barones más. «Es muy oportuno para abordar éste y otros temas, tenemos problemas territoriales abiertos y el PSOE debe ponerse frente a los secesionistas y a la ultraderecha que quieren acabar con las autonomías», indicó.
El dirigente socialista recordó que fue el Gobierno del PP con Mariano Rajoy el que provocó la celebración de un referéndum «ilegal» en Cataluña y la declaración de independencia con «soflamas». Por lo que insistió en defender el diálogo desde el marco constitucional, aunque reclamó a Pedro Sánchez que desvincule esto del debate presupuestario porque «hay motivos más que suficientes para apoyarles».
Por su parte, Fernández Mañueco (PP) pidió al máximo defensor de Pedro Sánchez en la Comunidad, Luis Tudanca, que exija al presidente del Gobierno la «retirada inmediata» de la propuesta de un mediador o un relator para la mesa de partidos sobre Cataluña. «España no necesita ni mediadores ni relatores sino respeto a la Constitución Española, a los estatutos de autonomía y al imperio de la ley», explicó.
Mañueco afirmó que «España y Castilla y León están en riesgo», por lo que fue tajante al afirmar que el PP no va a consentir una negociación con los separatistas que quieren romper la unidad de España.
Por su parte, el portavoz de Podemos, Pablo Fernández, respaldó como «positivo» el diálogo del Gobierno, pero afirmó no entender la figura de «un relator» donde estimó que «no hay nada que mediar». Además, consideró que es «confusa» y no es «buena premisa» entablar conversaciones bajo la desconfianza.
Finalmente, el coordinador autonómico de IU, José Sarrión, apostó por resolver desde el «diálogo» y el replanteamiento de las relaciones territoriales.