El futuro de al menos una decena de médicos, en el aire

B.M
-
Médicos de Ávila, afectados por una sentencia

Se anuló el resultado de la oposición de Medicina de Familia de 2016 cuando algunos profesionales ya habían tomado posesión de su plaza, y ahora hay que esperar a ver su desarrollo judicial

Al menos una decena de médicos de Ávila (una cifra que podría subir a 16 según los propios facultativos) se pueden ver afectados por la decisión de la sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que anula el resultado de las oposiciones para especialista en Medicina de Familia y Comunitaria, celebradas en 2016, por entender que la Consejería de Sanidad incumplió las bases de la convocatoria al rebajar de 45 a 41 el número de respuestas correctas necesarias para aprobar, tras anular 17 de las 90 preguntas incluidas en el examen. Las consecuencias de la decisión llegan a unos nueve médicos de Ávila, según los datos del Sindicato Médico, profesionales que ya desde el pasado año habían ocupado las plazas que les había correspondido y que ahora se quedan en una situación de incertidumbre por una decisión que probablemente no sea definitiva puesto que desde el Colegio de Médicos de Ávila y el propio Sindicato Médico se señala que tienen conocimiento de que habrá recursos, lo que apunta a que se alargará el periplo judicial.
En un principio, lo que la sentencia señala es que la administración sanitaria de la Comunidad debe elaborar un nuevo listado de aprobados teniendo en cuenta que la prueba se supera con 45 respuestas correctas, estimando así el recurso interpuesto por un opositor contra la resolución de diciembre de 2016 del tribunal calificador por la que se hizo pública la relación de aspirantes que habían superado la fase de oposición para acceder a la condición de personal estatutario fijo como especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.
Con esta resolución sobre la mesa, desde el Colegio de Médicos se hace referencia a que con esta situación se desconoce «qué va a pasar y cómo se van a hacer las determinaciones porque a veces esto tiene un efecto dominó y otras no». Por ello destacan la situación de «inquietud» que se ha generado entre los profesionales, sobre todo por cómo puede afectar también a oposiciones posteriores. Por ello insiste en que «hay que esperar y ver cómo se resuelve ante los recursos».
Por su parte, desde el Sindicato Médico se explica con detalle lo ocurrido cuando se indica que en el examen se contaba con 90 preguntas y se anularon 17 cogiendo las nueve que había adicionales por lo que finalmente se quedó en 82 y se estableció el aprobado en 41, es decir, el 50 por ciento. Sin embargo, el TSJ estableció ese umbral el 45 y exige «que se depuren las responsabilidades pertinentes dadas las gravísimas consecuencias que se producen y la falta de consideración que conlleva la formulación de nada menos que 17 preguntas incorrectas frente a quienes con enorme esfuerzo participan de las difíciles pruebas de que se trata».