Móviles para evitar la soledad de los ingresados

M.M.G.
-

El Ayuntamiento, Protección Civil y un establecimiento de la ciudad recogerán teléfonos de segunda mano para repartir entre aquellas personas que se encuentran hospitalizadas y no tienen forma de poder comunicarse con familia y amigos

Móviles para evitar la soledad de los ingresados

El Ayuntamiento de Ávila, a través de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil y en colaboración con un establecimiento de informática de la ciudad, ha puesto en marcha un servicio de recogida de teléfonos móviles de segunda mano para facilitar la comunicación de los pacientes ingresados o en situación de aislamiento con sus familiares y allegados.

Y es que con las medidas puestas en marcha para evitar la propagación del nuevo coronavirus, se da la circunstancia de que los pacientes ingresados en los centros hospitalarios deben evitar recibir visitas o estar acompañados, lo que puede derivar en casos de falta de comunicación de los pacientes con sus familiares.

De la misma forma, se pueden dar casos de incomunicación en los pacientes aislados, por lo que la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Ávila recogerá aquellos terminales móviles que los particulares ya no utilicen y quieran donar para este fin, con el objetivo de llevarlos al establecimiento de informática App Las Damas (ubicado en el número 13 de la calle del mismo nombre) y entregárselos posteriormente a los pacientes ingresados o en situación de aislamiento.

Este servicio se suma a los que ya facilita Protección Civil de Ávila de abastecimiento de alimentos de primera necesidad y de recogida de medicamentos en farmacias a personas en situación de dependencia o movilidad reducida.

Para cualquiera de estos servicios, los usuarios deben ponerse en contacto con Protección Civil de Ávila en el teléfono 920354035.



Las más vistas

Tribunales

La Lugareja es propiedad del Obispado de Ávila

La sentencia de la Audiencia Provincial, contra la que no cabe recurso ordinario, da la razón a la Iglesia, que apeló contra un fallo anterior del juzgado de primera instancia de Arévalo que dejaba en manos de particulares la titularidad del templo