UGT considera que la guía crea "más alarma social"

SPC
-

Cecale considera "absurdo" cerrar una factoría o una empresa cuando se detecta un positivo y apuesta por aplicar "cortafuegos" con las personas que estuvieron en contacto con el infectado

Faustino Temprano. - Foto: Ical

El secretario general de UGT Castilla y León, Faustino Temprano, consideró hoy en Valladolid que la guía de actuación en el ámbito laboral en relación a la epidemia del coronavirus, que publicó el Ministerio de Trabajo y Economía Social, crea “más alarma social” de la ya existente. En ese sentido, reclamó “tranquilidad” para abordar los posibles casos que afecten a empresas y trabajadores, prevenir los contagios de los profesionales sanitarios que pueden estar en contacto con los enfermos contagiados y medir las consecuencias económicas de la enfermedad. No en vano, expuso que alguna compañía puede verse obligada a cesar su producción ante el desabastecimiento y la falta de piezas.

Antes de asistir a una jornada con motivo del Día Internacional de la Mujer, Temprano abogó por que el Gobierno cree una mesa con los agentes sociales y económicos para abordar las actuaciones a llevar a cabo en una empresa donde ha habido casos de coronavirus, que obligará a aislar a sus trabajadores. Además, recordó que será necesario  negociar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) o ERTE para estos casos y que el tiempo en que un trabajador esté en esa situación no cuente como desempleo.

Por su parte, la vicepresidenta de Cecale y presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), Ángela de Miguel, mostró su sorpresa con la publicación de la guía del Ministerio de Trabajo, que no ha contado con la participación de empresarios ni sindicatos, además de alejarse de la línea marcada hasta ahora por Sanidad que había gestionado todo lo relacionado con el coronavirus. “Por un lado, nos encontramos con los mensajes del Ministerio de Sanidad que llama a la calma y la prudencia pero, luego, está un texto de Trabajo sin estar consensuado con el Diálogo Social, que es bastante alarmista”, significó.

De Miguel recordó que las empresas donde se han producido casos positivos de coronavirus han optado las medidas adecuadas, aconsejadas por las autoridades sanitarias para evitar la propagación de contagios. “Sería absurdo cerrar una factoría o una empresa con 5.000 trabajadores, repartidos en tres turnos, después de haber habido un positivo en coronavirus”, aseveró. 

En ese sentido, apostó por poner en marcha los protocolos para detectar las zonas por donde se movió ese empleado o los contactos con otras personas. Puso el ejemplo de Cidaut que, tras la confirmación del contagio en el ingeniero iraní, se decidió crear un “cortafuegos” entre las personas que estuvieron con este individuo. “Es absurdo pretende cerrar toda la compañía, sin medir el daño y el impacto que esa decisión puede tener en una empresa”, reiteró.