El Parlamento británico votará un 'plan B' sobre el Brexit

SPC
-

Bruselas recuerda a Londres que cualquier opción tiene que ser aprobada por los Veintisiete y confía en que el debate se serene y el país aclare sus ideas

El Parlamento británico votará un ‘plan B’ sobre el Brexit - Foto: CLODAGH KILCOYNE

La respuesta del Gobierno de Theresa May para el Brexit no se ha hecho esperar tras la negativa del Parlamento británico el pasado martes de aprobar su acuerdo de divorcio con la UE y después de salir airosa al día siguiente a la moción de censura presentada por el líder laborista, Jeremy Corbyn. Ante esta sucesión de acontecimientos, la premier anunció ayer que la Cámara de los Comunes debatirá y votará el plan B para la salida de la Unión el próximo 29 de enero, exactamente dos meses antes de que venza el plazo para que el Reino Unido abandone el bloque comunitario, con o sin un acuerdo de por medio. 
El Ejecutivo expondrá el próximo lunes una vía alternativa con la que espera solventar el actual punto muerto, si bien por ahora no se ha concretado nada al respecto. 
La líder de los conservadores en la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom, confirmó que tras el discurso de la premier el 21 de enero, «habrá todo un día de debates sobre la moción el 29 de enero». Será entonces cuando los legisladores se pronunciarán sobre el plan B. 
Mientras la primera ministra presiona a todas las formaciones políticas del arco parlamentario, incluso a la suya, para llegar a un consenso que ponga fin al punto muerto en el que han llegado con el Brexit, Bruselas recuerda que cualquier opción tiene que ser aprobada por los Veintisiete y advierte, de hecho, que las «líneas rojas» fueron impuestas desde Londres. A lo que añade que espera que el debate político se serene y el país aclare sus ideas sobre su salida del club comunitario.
Respecto a un posible divorcio sin acuerdo, May avanzó que no niega ninguna opción, lo que le ha supuesto el enfrentamiento directo con el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, quien exige que tal posibilidad sea descartada. Corbyn, lamentó que May esté dispuesta a llevar al país a un «salto al vacío» y fijó como condición para una hipotética negociación que el Gobierno deseche de forma clara la posibilidad de abandonar la UE sin ningún pacto de por medio. 
Downing Street también aseguró que organizar una segunda consulta sobre la salida del Reino Unido de la UE llevaría alrededor de un año, lo que implicaría paralizar el actual proceso de ruptura, que tiene como fecha de vencimiento el 29 de marzo. 
Cuando faltan poco más de dos meses para el 29 de marzo, la fecha prevista para la marcha británica del bloque comunitario, cobra más peso la posibilidad de que Londres decida retrasar el Brexit.