Denuncian el "abandono" de los centros de salud

J.M.M.
-

La Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública en el Valle del Tiétar asegura que la población se ha triplicado en verano, unido al rebrote de la covid, y no se han sustituido a profesionales de baja o de vacaciones

La Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública en el Valle del Tiétar ha mostrado su “indignación” por la “total pasividad de la Gerencia de Salud” ante el abandono que, a su juicio, sufren los centros sanitarios y que es “un desastre anunciado”.

“Estoy totalmente sobrepasado por el exceso de trabajo. Llevo 4 días acumulando porque mi colega está de baja por la Covid-19 y no nos han puesto médico sustituto. Van varios días que llego a comer a casa a las 5 de la tarde…”. Estas palabras, recogidas por la mencionada Plataforma, es el lamento de médicos y médicas de Atención Primaria de los pueblos del Valle del Tiétar y que, a su juicio, ilustra la situación que se vive en la comarca.

Según la Plataforma, “el verano estaba previsto y el “rebrote” de la Covid-19 también, sin embargo, y pese a que la población llega a triplicarse en verano, Ávila es la provincia con menos rastreadores y rastreadoras de Castilla y León y su  personal sanitario está de vacaciones o de baja (como es su derecho o su necesidad) pero, como viene siendo una temible costumbre, no es sustituido”.

Según apuntan, “en la Zona Básica de Salud de Arenas de San Pedro, saturada por miles de visitantes, una de las médicas de baja no tiene suplente desde hace días ni se le espera hasta el próximo martes. En otros casos, el personal sanitario ni conoce a los y las pacientes habituales, ni éstos conocen a los médicos y médicas”.

A su vez, maniestan que “los especialistas se pasan la pelota unos a otros, las listas de espera aumentan o disminuyen de forma tramposa no concertando ninguna cita, y la indignación de la población crece exponencialmente, mientras los brotes de coronavirus aumentan y la incertidumbre se adueña de la ciudadanía castellano-leonesa”.

A su vez, y ante la obligación de que la interconsulta sea “no presencial”, “dejando al criterio del especialista ver al paciente físicamente o simplemente enviar recomendaciones al médico o médica de familia que pide la consulta”, consideran que es “inaceptable pues deteriora el derecho de los pacientes a recibir atención especializada y, al mismo tiempo, carga con más trabajo al médico o médica de familia, ya de por sí saturados”.

Con esta medida, y aprovechando la pandemia, manifiestan que “se está intentando destruir la relación directa médic@-enfermer@/paciente, generalizando un contacto telefónico (la mayoría de las veces tarde y mal) que intenta trasformar lo excepcional en ‘normal’”.  

Ante esta situación, exigen a la Consejería y a los gerentes regionales y provinciales que “dejen de jugar a la política de salón y se concentren en informarnos con absoluta certeza de la situación sanitaria y en acometer soluciones serias y de calado, no ya solo de cara a la actual pandemia sino de forma permanente”, con “más personal, más medios y gerentes capaces”.

 



Las más vistas