Arévalo presenta 'Collegium', su 'Guggengheim' regional

P.R.
-

El proyecto, una plataforma de producción, investigación y exposición del arte contemporáneo, ha sido presentado por su promotor, el arevalense Javier Lumbreras a través de una exposición que puede verse en la iglesia de San Martín

Arévalo presenta 'Collegium', su 'Guggengheim' regional - Foto: David Castro

‘Collegium’ de Arévalo se ha puesto en marcha con la exposición que pone luz al ambicioso proyecto cultural que ha sido promovido por la Fundación Lumbreras-Colección Adrastus.

La exposición, que lleva por título ‘Collegium, Producción, Investigación, Arte’ recoge el sentir de este proyecto y muestra a la ciudadanía la historia del mismo, desde que se fraguó en el año 2010 hasta el momento actual. En el acto de presentación de esta exposición estuvo presente Javier Lumbreras, presidente de la fundación sin ánimo de lucro promotora del mismo, además de autoridades locales y provinciales, con el alcalde de Arévalo a la cabeza, Francisco León; el delegado territorial, José Francisco Hernández Herrero o el responsable del Área de Cultura de la Diputación, el diputado Eduardo Duque. La exposición, además de los paneles explicativos del proyecto Colegium también incorpora obras de 16 artistas contemporáneos pertenecientes a la colección Adrastus, porque pretendían también mostrar como el arte contemporáneo se adapta también al entorno de una iglesia como San Martín, destacó Javier Lumbreras.

El proyecto recuperará la antigua iglesia de San Nicolás, cuya techumbre de la cabecera, con serio peligro de derrumbre, como ya ocurrió con la nave central de la iglesia, fue consolidada por la Junta de Castilla y León. También se habilitarán los espacios que ocupaba el antiguo colegio de los Jesuitas y se extenderá por otros terrenos hacia la parte sur y al norte. En total han sido once propietarios de parcelas diferentes los que han vendido las parcelas para poder crear el museo, que se extenderá por unos de 15.000 metros cuadrados de espacio expositivo. También incorporarán espacios exteriores, terrazas, zonas que se abren al público y en la parte interior habrá unos 6.000 metros cuadrados de exposición. Lumbreras recordó que el museo Guggengheim de Bilbao se extiende por unos 20.000 metros cuadrados y si “se consiguiera en Arévalo el mismo efecto que este museo llevó, sería increíble para una ciudad de 8.000 habitantes como Arévalo”.

Arévalo presenta 'Collegium', su 'Guggengheim' regionalArévalo presenta 'Collegium', su 'Guggengheim' regional - Foto: David Castro

El alcalde de la ciudad, Francisco León, reconoció que este proyecto cultural es muy importante para esta ciudad, pero también lo es para la comarca, la provincia y la comunidad autónoma, por la dimensión que puede llegar a tener. “Será un punto de encuentro en el que se den cita la diversidad y lo extraordinario”. Destacó que será “un valuarte importante para tirar de esta zona” y ayudará a “arraigar mucha gente a esta tierra, entre ellos algunos de los artistas que presentan sus obras”. Porque según el regidor arevalense, “crear cultura es crear pueblo y crear pueblo es crear futuro. Collegium va a crear futuro a toda nuestra provincia”.

El coleccionista de arte arevalense Javier Lumbreras, junto con su mujer, Lorena Pérez-Jacome son los impulsores del proyecto, que materializa en Arévalo una aspiración de sus promotores: encontrar una sede permanente de la Colección Adrastus de arte contemporáneo. Esta colección había comenzado a fraguarse con el nuevo milenio y ha tenido ofertas para ubicarse en importantes ciudades de todo el mundo, Miami, México, Nueva York o Madrid. Pero al final su promotor, Javier Lumbreras, optó por su localidad de origen, Arévalo, después de que viajaran hasta aquí varios integrantes del mundo del arte (comisarios, directores de museos, artistas...) que optaron por elegir como sede esta ciudad ubicada en un mundo rural, “porque les fascinó la idea y el concepto en el entorno rural”, aclaraba Javier Lumbreras.

El proyecto, según el promotor, ha tomado una dimensión y una profundidad muy singulares y “ya superaba el ánimo del coleccionismo”. De hecho, el centro se ha convertido en una plataforma de producción, investigación y exposición del arte contemporáneo, defendía Lumbreras quien destacó también que “algunos elementos tienen que ver con la conceptualización del museo y su arquitectura, que son absolutamente novedosos en el siglo XXI. No se trata tanto de la contemplación como de la experimentación de las obras de arte que en muchos casos requieren que nosotros interactuemos con ellas, a fin de que el observador tenga la capacidad de desarrollar su conocimiento emocional y sea tambien una plataforma de resistencia frente a la inteligencia artificial a fin de ayudarnos a pensar”.

El museo dispondrá de los fondos de la propia colección Adrastus, con más de setecientas obras y esperan contar también con la colaboración estrecha de los dos museos de arte contemporáneo de Castilla y León.

En este momento se está a la espera de la creación de un patronato, al que se unirán otras colecciones y otros coleccionistas que también puedan aportar obras. “Estamos convencidos que durante muchos años podremos generar exposiciones de gran aliento. También generaremos exposiciones temporales y colaboraciones con otros museos nacionales e internacionales para ofrecer nuevas exposiciones”.

En cuanto a la inversión contemplada para la puesta en marcha de este proyecto, el promotor reconoció que hasta el momento van invertidos unos 2,5 millones de euros, “en cosas que practicamente no se ven, pero que han sido muy importantes. En total no lo sabemos todavía, porque estamos tratando con varias compañías de construcción de mucha importancia y están empezando a darnos presupuestos”.

Tambien estaban a la espera de la finalización del Plan Especial de Protección del casco urbano de Arévalo, con lo que los arquitectos han podido adaptar el proyecto a las indicaciones de este documento.

El delegado territorial, José Francisco Hernández Herrero recordó que para este proyecto la Junta de Castilla y León en sus comienzos ya materializó una subvención por 155.000 euros para consolidar la antigua iglesia de San Nicolás. Pero reconoció que lo más importante es reconocer la voluntad política, e institucional de participar e impulsar este proyecto, que servirá para revitalizar esta comarca y la provincia.

El diputado de Cultura, Eduardo Duque mostró el apoyo de la institución provincial a este proyecto, que calificó de fundamental para esta provincia y para la comarca y provincias limítrofes. A la vez que elogió la recuperación y restauración de estos edificios históricos para darles una utilidad.

En representación del obispado de Ávila, que también participa en este proyecto, Pablo Martín Pascual, vicario para la Educación Católica, reivindicó el papel que ha tenido la parroquia de Arévalo en este proyecto, que a través del acuerdo firmado entre la Fundación promotora y la Diócesis de Ávila, se ha cedido y vendido también parte de los edificios para poder llevar este proyecto. “Hoy en día la iglesia no puede ser ese mecenas absoluto del arte que ha sido en otras épocas, eso ahora les corresponde a las instituciones públicas, pero sigue siendo importante el poder participar y ayudar y estar al lado de esta expresión del arte, que no deja de ser una expresión del espíritu humano en el que la iglesia siempre está interesada”, indicaba el vicario, que representó en el acto al obispo de la Diócesis.



Las más vistas