Denuncian falta de agua caliente en la Escuela de Policía

M.M.G.
-
Denuncian falta de agua caliente en la Escuela de Policía - Foto: [David Castro; David Castro]; David Castro

El SUP asegura que 600 alumnas llevan un mes duchándose en la piscina o en las pistas y que no es la primera vez que ocurre

Sin agua caliente en sus módulos desde hace un mes. Así se encuentran unas 600 alumnas de la Escuela Nacional de Policía según la denuncia presentada este miércoles ante Diario de Ávila por elSindicato Unificado de Policía (SUP). Una denuncia que, por cierto, también se formalizó ayer por parte del Comité Ejecutivo del sindicato ante el Ministerio de Industria, según confirmaron las mismas fuentes.
Según el sindicato, la rotura de las instalaciones de agua que dan servicio a los bloques siete y nueve de la Escuela, dos bloques ocupados por alumnas, ha motivado la falta de agua caliente sanitaria en las duchas que habitualmente emplean cerca de 600 alumnas.
La situación, aseguran, es vergonzosa e intolerable. Y la solución que se les ha dado a las afectadas es que se duchen en las instalaciones de la piscina y de las pistas deportivas. Pero esa solución, se asegura desde el SUP, no es aceptable.
Y no lo es, dicen, por varios motivos. En primer lugar, por la gran distancia que deben recorrer las alumnas para llegar a esas duchas, o bien a primera hora del día o a última hora de la tarde, cuando las temperaturas son muy bajas. De hecho, denuncian, son muchas las que han enfermado al tener que regresar a sus cuartos con el pelo mojado, y otras tantas las que han solicitado su externalización para residir fuera de la Escuela.
Esas duchas, consideran, no están preparadas para recibir una cantidad tan elevada de usuarias. «Hay masificaciones», denuncia elSUP, que habla también de la poca presión con la que el agua sale en esas duchas y de la turbidez de la misma.
El problema está, recalcan, en la red de abastecimiento de las instalaciones, que data del año de su construcción, 1986. Por eso entienden que puedan ir fallando algunos de sus puntos, pero lo que no comparten es que pase tanto tiempo sin que se le dé una solución a los usuarios de las mismas.
Unos usuarios que, recalcan, dedican parte de su asignación a su alojamiento y alimentación. Así, explican que los alumnos de la Escuela Nacional de Policía disponen de una paga de aproximadamente 650 euros, de los que dedican unos 300 a su manutención. «Estas no son condiciones para preparar una oposición», vuelven a denunciar los portavoces delSUP.
Según asegura el sindicato mayoritario de la policía, ésta no es la primera vez en este curso que la rotura de una bomba de abastecimiento obliga a los alumnos a ducharse con agua fría. A comienzos de curso una avería de estas características afectó al bloque cuatro de la Escuela, lo que afectó en aquella ocasión a más de 240 alumnos durante dos meses y diez días.
Desde el sindicato se asegura que pueden llegar a comprender una avería de unos días o una semana, pero no es aceptable que una avería de este tipo se extienda por más de dos meses en ese caso (o de uno como el caso que actualmente afecta a las 600 alumnas antes mencionadas).
Según aseguran, desde la Escuela se les explicó en el primer caso que al ser tan antiguas las bombas no existían repuestos, por lo que tenían que ser fabricadas expresamente para ello. Pero, apuntan, cuando se les amenazó con manifestarse y dar a conocer la noticia la avería se arregló en cuestión de días.

 

Respuesta de la Escuela. La Escuela Nacional de Policía de Ávila reconoce que la avería en las bombas suministradoras de agua caliente de los módulos de las alumnas fue detectada en el mes de enero y que una vez analizado el problema se ha determinado que la única solución posible es la sustitución completa de dichas bombas. «A tal efecto se le han dado las correspondientes instrucciones a la empresa de mantenimiento para su sustitución. No obstante y dado que dichas bombas no están disponibles en el mercado y que su compra requiere de encargo previo por ser de fabricación específica, ya ha sido realizado el encargo y está previsto su montaje tan pronto se produzca su entrega», afirman desde la Escuela.
Al mismo tiempo explican que «para paliar las incomodidades que esta avería ocasiona, la Escuela Nacional de Policía ha habilitado unas duchas en otras dependencias». Además recuerdan el «alto desgaste» de las instalaciones por su «uso intensivo» y las inversiones inmobiliarias previstas por un montante de 15 millones de euros.