UGT defiende su mayoría en la función pública

E.Carretero
-

El secretario regional de FeSP-UGT asegura que, pese a lo que otros afirman, su organización sindical es la que cuenta con más delegados sindicales tanto en Castilla y León como en Ávila

UGT defiende su mayoría en la función pública

UGT es el primer sindicato de la Función Pública tanto en Ávila como en Castilla y León. Así lo aseguró este viernes el secretario regional de la Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos del sindicato UGT (FeSP-UGT), Tomás Pérez Ureña, en una rueda de prensa celebrada en Ávila para aclarar cuestiones relacionadas con la representación sindical después «informaciones» en las de que «algunos», en relación a otros sindicatos, se erigen como primer sindicato de la función pública en la Comunidad teniendo en cuenta únicamente en este cómputo de delegados sindicales a los que representan al personal funcionario y que «luego se presentan a las elecciones de los McDonald’s y los Burguer king», aseguró hablado de CSIF.
Así, aseguró Pérez Ureña que a 6 de febrero y según los datos de las oficinas territoriales de Trabajo de la Comunidad, UGT contaba en el conjunto de Castilla y León con 1.614 delegados sindicales dentro de la función pública, de ellos 144 en Ávila, mientras que CCOO tenía 1.516 (127 en Ávila) y CSIF, 796 (77 en para la administración de esta provincia). Explicó así mismo el responsable regional de FeSP-UGT que la función pública no implica únicamente a funcionarios sino que también incluye personal estatutario y laboral así como también a aquellos trabajadores que trabajan para la administración de forma indirecta y a través de conciertos.  
«UGT representa a la mayor parte de los trabajadores de la función pública de Castilla y León y de Ávila», aseguró Pérez Ureña en una rueda de prensa en la que también habló de la aplicación de la jornada de las 35 horas laborales, asegurando que la Junta de Castilla y León «no está negociando esta cuestión con ningún sindicato» y recordando que el presidente de la Administración regional está «incumpliendo un acuerdo» que en su día firmó Juan Vicente Herrera y que debía de haberse empezado a aplicar el pasado 1 de octubre.
«Tendremos las 35 horas cuando sea más conveniente para él y cuando le interese para su beneficio político», aseguró José Carlos Pajares, secretario general de la FeSP-UGT de Ávila, al hablar del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.  
También criticaron los responsables de FeSP-UGT la postura de la Junta de Castilla y León respecto a la carrera profesional, denunciando que a los docentes se les obligue a renunciar a los sexenios para poder optar a esta retribución que nació como incentivo para la formación de los empleados públicos. «Están desvirtuando este concepto», afirmó Pajares al hablar de esta cuestión.
También recordaron ambos responsables sindicales que la Junta de Castilla y León debe aún a los trabajadores públicos los fondos adicionales correspondientes a los ejercicios 2018 y 2019;unos 240 euros de media por trabajador, a la vez que anunciaron que su sindicato ha pedido a la Junta de Castilla y León una revisión de oficio de los cargos de libre designación después de que los tribunales ‘tumbaran’ el catálogo regional de puestos de trabajo y que dejaba sin efectos los concursos de traslados. «Todo lo que dependa de ese catálogo ha decaído, también los cargos de libre disposición», defendió Pérez Ureña.