Blázquez aboga por "acortar distancias entre ricos y pobres"

ICAL
-

El cardenal arzobispo se refiere en su homilía a la existencia en la sociedad actual de "más descalificaciones que propuestas para promover el bien común"

Blázquez aboga por “acortar distancias entre ricos y pobres"

El cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, aludió hoy a la necesidad de “acortar las distancias entre ricos y pobres” en la homilía de la misa celebrada en la catedral en honor de la patrona de la capital, cuya imagen fue paseada previamente por autoridades y ciudadanos desde la iglesia que lleva su nombre hasta la seo. Así el prelado se dirigió a los feligreses cuestionando si no mejor ser “más solidarios con los necesitados, con los que no tienen empleo estable, con los que sufren, si todos somos hermanos...”

En ese sentido recordó que cuando la imagen de la Virgen fue trasladada a la ermita dedicada a San Lorenzo, diácono y mártir, recibió el nombre con que tradicionalmente se la invoca y esta advocación, dijo: “Nos invita a testificar valientemente la fe cristiana y a servir a los necesitados, como ella hizo y como practicó San Lorenzo”.

Blázquez prosiguió en su intervención refiriéndose a lo que, entendió, es una convicción ampliamente compartida de que en el contexto actual se vive en una situación de “inquietud e incertidumbre”, y volvió a preguntarse: “¿No experimentamos un malestar que impregna nuestro interior y dificulta nuestras relaciones? Qué nos pasa? ¿Por qué tantas familias rotas con las consecuencias que todos conocemos? ¿Por qué miramos al futuro con más preocupación que esperanza?…..”

Las palabras del cardenal arzobispo continuaron con otros mensajes realizados a modo de preguntas relativas al hecho de si en la actualidad no abundan en la sociedad en general “más descalificaciones que propuestas para promover el bien común y si, por ello, no se padece fatiga y pesadumbre”.

Además -parafraseando un pasaje evangélico- expuso que el hombre es “cuerpo, alma y espíritu, necesita alimento y hogar”, pero también aludió al hecho de que debe contar con “compañía para vencer la soledad”, ya que, tal y como señaló, “se está convirtiendo en una enfermedad característica de nuestro tiempo”, reclamando además “fe y esperanza para mirar al futuro cercano y distante sin abatimiento ni desesperación”.

En otro apartado de la misa en honor a la la patrona, Ricardo Blázquez recordó que ha sido frecuente acudir a ella e invocarla para que el alumbramiento de los niños transcurriera felizmente. “El gesto encomiable de acercar a los niños a la imagen de la Virgen de San Lorenzo para que los acoja en su regazo maternal, es una bella prolongación de la tradición. Poned, queridos papás, a vuestros hijos bajo la protección de la Madre de Dios”, apuntó.

Reconciliación y paz

También recordó que en las “guerras y rupturas sangrientas” de la sociedad los antepasados solicitaron la intercesión de la Virgen para que cesara la destrucción y llegara la reconciliación y la paz. “Si nuestra patrona está hondamente entrañada en nuestra vida y es inseparable de la historia de la ciudad es porque en tiempos bonancibles y en tiempos penosos María nos ha acompañado y acompaña. Venimos hoy a celebrar la fiesta de nuestra Patrona haciéndonos eco de nuestro pasado, con las satisfacciones e inquietudes del presente y abriéndonos a nuestro futuro. Cada uno sabemos qué indigencias y esperanzas traemos confiadamente a la Virgen de San Lorenzo”, agregó.

Además, el cardenal arzobispo de Valladolid aludió a la alegría que supone para los vallisoletanos contemplar la imagen de la Virgen, bellamente adornada, salir de la iglesia de San Lorenzo, avanzar por las calles y plaza mayor y ser saludada cordialmente por una multitud de participantes hasta que entra en la catedral. “Las fiestas son una especie de ‘catarsis’ social y de purificación colectiva; al mismo tiempo son aliento para afrontar nuestras tareas cara al futuro. Niños, jóvenes y adultos, somos invitados a susurrar con nuestros labios una oración a la Virgen que nace del fondo del corazón. Todos estamos convocados a la fiesta y si alguien faltara lo echaríamos de menos particularmente en estos días”, consideró.

Para concluir, Ricardo Blázquez realizó una felicitación a todos los vallisoletanos y vallisoletanas con motivo de la celebración de la fiesta de la patrona, e instó a que “no se descuiden los valores morales y eternos”, para concluir que “siempre es posible la esperanza y ayudar a los que padecen pesadumbre e incertidumbre”, además de pedir: “Que María nos guíe todos los días”.


Las más vistas