'Toque' de Hacienda por el "déficit" de gasto sanitario

ICAL
-
'Toque' de Hacienda por el "déficit" de gasto sanitario

El primer informe sobre el Plan económico-financiero (PEF) de Castilla y León no observa riesgos en el cumplimiento de la regla de gasto

A pocos días para que se conozca si la autonomía castellana y leonesa ha cumplido con los objetivos de estabilidad presupuestaria marcados por el Gobierno, lo cierto es que el Ministerio de Hacienda, en su primer informe sobre el Plan económico-financiero (PEF) de la Comunidad, para 2018-2019, indica que tuvo que pegar un toque de atención a la Comunidad, en septiembre, ante los “riesgos” por el aumento del gasto sanitario para el cumplimiento de las reglas fiscales.

El documento, el primer análisis sobre las cuentas de Castilla y León, correspondiente el tercer trimestre del año, tras la aprobación del PEF por el Consejo de Política Fiscal y Financiera el 31 de julio, señala que el 18 de septiembre, la Secretaría de Estado de Hacienda remitió una comunicación a la Comunidad, en la que advertía del riesgo de desviación. El Ministerio reclamó a la Consejería de Economía y Hacienda “información sobre las medidas adoptadas, en su caso, para eliminar dichos riesgos”.

En este sentido, el análisis recogido por Ical, indica que la Comunidad, “esperaba compensar el incremento observado en el gasto sanitario” con una reducción en el desembolso previsto en las operaciones de capital. En este sentido, los datos de ejecución de las operaciones de capital remitidos a los grupos parlamentarios, ponen de relieve que sólo la Administración General, dejó de ejecutar más de 200 millones de euros el año pasado en los capítulos VI y VII. En concreto, la ejecución de las distintas consejerías, en inversiones reales fue del 79,47 por ciento (obligado) de los 341,62 millones de crédito actual; y en el caso de las operaciones de capital, del 83,75. Las primeras sufrieron además una desviación de 11,5 millones sobre el presupuesto inicial y las segundas, de 22,5 millones.

Además, resulta también significativa la desviación del crédito inicial para inversiones reales de la Gerencia Regional de Salud, para la que se consignaron 138,5 millones, que se quedaron en 85,9 (casi 53 millones menos) con un obligado sobre esa cantidad final del 94,3 por ciento al concluir el ejercicio. Asimismo, aparecían en principio 1,9 millones en operaciones de capital, que se quedaron en 148.000 euros en el crédito actual, con una ejecución sobre esa cantidad del 67,57 por ciento.

En el caso del ECyL, las inversiones reales iniciales se situaban en 33,8 millones, y las actuales en 21,48, de las que se ejecutaron (obligado sobre crédito actual), el 40,13 por ciento (se dejaron de ejecutar 13 millones). Los créditos para operaciones de capital del Servicio de Empleo, pasaron de un crédito inicial de 153,45 millones, a uno actual de 147,73, con una ejecución de obligaciones sobre esta cifra del 60,94 por ciento, es decir, se gastaron 90 millones y se dejaron 58.

Cabe destacar también las cifras de la Gerencia de Servicios Sociales, donde las inversiones aumentaron en el crédito actual respecto al inicial, de 12,58 a 15,55 millones, con una ejecución del 70,37 por ciento. Las operaciones de capital pasaron del crédito inicial de 12,3 millones a 11,9, con una ejecución sobre obligado del 43,89 por ciento.

Los datos para el Instituto Tecnológico Agrario (Itacyl) revelan que una ejecución (obligado) del 77,49 por ciento de los 48,31 millones de crédito actual, es decir, se quedaron en el tintero casi once millones. Por último, el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), que tenía consignadas inversiones reales de forma inicial por 31,37 millones y operaciones de capital por 73,46, cerró con un crédito actual, en el primer caso, de 24,19; y el el segundo, de 61 millones, y una ejecución de estas últimas cifras, del 61,41 y 6,13 por ciento, respectivamente.

Posibilidad de modulación

El departamento dirigido por María Jesús Montero recalca en su análisis que los riesgos de desviación del objetivo de estabilidad procedía fundamentalmente de las posibles desviaciones de los gastos no financieros, aunque asumía que “de modularse en el último mes del ejercicio, podría determinar el cumplimiento del objetivo de estabilidad”. El ministerio, sin embargo, no observó en su estudio riesgos en el cumplimiento de la regla de gasto, aunque estaba a la espera de la evolución de los gastos financiados con fondos procedentes de la UE.

Una única medida de ajuste

El Ministerio de Hacienda recuerda en el informe que el PEF de la Comunidad contemplaba únicamente como medida de ajuste para el ejercicio 2018, la reversión del impacto de las medidas de anticipo de subvenciones, que se adoptaron en el último trimestre de 2017, por lo que su efecto se tuvo que materializar en el último trimestre del ejercicio. En este sentido, el documento asume que aunque el gasto no financiero de la Comunidad, había crecido en 271,6 millones de euros en el tercer trimestres, un 4,9 por ciento en la tasa interanual, habrá que esperar al cierre final del ejercicio, para conocer el impacto del efecto previsto por la reversión de las medidas de gasto del ejercicio 2017.

A la espera de que se conozcan las cifras definitivas, lo único claro es que hasta noviembre, la autonomía había cumplido con el objetivo marcado del 0,4 por ciento de déficit para 2018, ya que presentaba unas necesidades de financiación del 0,05 por ciento de su PIB; apenas 32 millones de euros, gracias a los mayores ingresos netos procedentes del sistema de financiación.

Escenario 2019

El documento sobre el PEF del tercer trimestre del año, también analiza el escenario económico financiero para 2019 y señala que la Comunidad, había modificado la previsión de ingresos por transferencias, especialmente las corrientes procedentes del Sector Público Estatal y las de capital de la UE, que experimentaban un “crecimiento significativo” sobre el cierre previsto para 2018.

En cuanto al gasto, la autonomía había reducido la estimación para el capítulo II (gastos corrientes), que presentaban riesgos, y elevó “de forma importante la previsión de los gastos de capital”. En cualquier caso, el ministerio advirtió de que se debía tener en cuenta que para 2019, había quedado prorrogados los presupuestos generales de 2018, lo cual “puede condicionar el comportamiento del gasto del ejercicio”.