Fallece tras caer de un tejado en Nava de Arévalo

I.Camarero Jiménez
-

Se trata de un hombre de unos 40 años que al parecer estaba trabajando en la obra de una nave ganadera de nueva construcción en esta localidad morañega

Fallece tras caer de un tejado en Nava de Arévalo - Foto: JCYL

Un varón de 42 años de edad falleció este martes por la mañana en torno a las 9,15 horas al caer de un tejado en el municipio de Nava de Arévalo.
Fue el centro de emergencias Castilla y León 1-1-2 el que informó en su web del accidente. Lo hacía tras recibir una llamada alertando de lo ocurrido en la obra de una nave situada en esta localidad. Al parecer el hombre se encontraba trabajando en el tejado y se había caído quedando inconsciente. Tras recibir el aviso, la sala de operaciones del 1-1-2 dio aviso a la Guardia Civil (COS) de Ávila y a Emergencias Sanitarias - Sacyl, que envió un helicóptero medicalizado, una ambulancia soporte vital básico y un equipo médico de Arévalo. Si bien es cierto que en el lugar del accidente, el personal de Sacyl sólo pudo confirmar el fallecimiento. 
El alcalde de la localidad de Nava de Arévalo, Enrique Rodríguez, explicó que se trataba de un accidente laboral ocurrido en una nave de nueva construcción que se iba a dedicar a fines ganaderos, concretamente para ovejas.
Poco más conocía del fallecido salvo que tenía, según habían contado en el lugar del accidente, unos 42 años de edad y aunque vecino de Arévalo, al parecer vivía hace algún tiempo en Valladolid. El regidor de la localidad explicaba que es el primer accidente laboral que se produce en la localidad desde hace muchos años «al menos que yo recuerde».
Precisamente este fin de semana Diario de Ávila publicaba los datos al respecto de la siniestralidad laboral, de los accidentes de trabajo ocurridos en nuestra provincia a lo largo de 2018. Un año que dejó un incremento de esa siniestralidad que se cifra en el 10,89% al registrarse seis víctimas mortales. En total fueron 1.415 los siniestros en el trabajo registrados de los que 1.263 ocurrieron en el propio centro de trabajo y los 152 restantes fueron in itinere (que son más que el año anterior debido fundamentalmente a las nevadas registradas  tanto en el mes de enero como en el de febrero). De esos seis siniestros mortales uno fue en el sector agrario, otros dos en el de servicios y el resto, tres, in itinere.