A por el Mérida sin nada que perder

A.S.G.
-

Sin rehuir la calidad del Mérida AD, «ha llegado el momento de ser ambiciosos» • Borja Jiménez apuesta por unir la ilusión y las ganas de competir como las claves para pasar la eliminatoria

A por el Mérida sin nada que perder


Un nombre histórico, una tarjeta de goles que dice mucho de su potencial ofensivo, nombres propios que hablan de una plantilla experimentada en más de un ascenso, alguno de ellos incluso a Segunda División A. «Respeto, todo, pero miedo ninguno».Así  ha recibido la plantilla encarnada la designación del Mérida AD como su primer rival en esta fase de ascenso. Un equipo que gusta, y mucho, en la disciplina encarnada por su nombre, por su calidad, por su cercanía y por una afición que permitirá disfrutar de una de esas tardes de fútbol que tanto gustan en la ciudad encarnada.
Será un playoff «para disfrutar» pero en el seno del vestuario encarnado tienen claro que también es el momento de ser ambiciosos. Y en la unión de estos dos aspectos es donde Borja Jiménez, entrenador del Real Ávila, sabe que puede estar la clave y las opciones del equipo encarnado de cara a poder pasar de fase. «Si somos capaces de disfrutar y competir seremos capaces de plantar cara al Mérida».
Así prepara ya el equipo encarnado un duelo en el que, pese a la entidad del rival, «no nos consideramos inferiores a ellos». Un conjunto «con grandes nombres» frente al que Borja Jiménez y el conjunto de la plantilla encarnada muestran su «ilusión por competir y agradar después de una temporada en la que hemos conseguido alcanzar el objetivo de los playoffs, pero ahora llega el momento de ser ambicioso».
No será sencillo.En sus manos ya tiene los informes de su rival, un subcampeón de grupo –el XIV, de Extremadura– con una tarjeta de 94 puntos, dos derrotas y nada menos que 88 goles a favor. «Es una plantilla que se hizo para ascender» señala el técnico encarnado, que relata como virtudes de su rival los nombres de los jugadores, su experiencia en otras fases de ascenso, experiencia en ligas superiores y alguno de ellos, como Sunny o Chietino, conocidos en el grupo VIII de Castilla y León.
Precisamente ya estudia Borja Jiménez –incluso entregará un informe a sus jugadores– las características de un equipo al que caracteriza su eficacia de cara al marco contrario. Capaz de convertir en gol cada ocasión de las que dispone, es precisamente su delantero nigeriano, Sunny –ex del Palencia– el pichichi con 20 goles en una temporada que ha sido sin duda su eclosión. Junto a Toni –llegó en el mercado de invierno procedente del Cacereño de Segunda B– en la mediapunta, Cristo, por banda izquierda, y Troiteiro, por banda derecha, forman con 47 goles la zona ofensiva. Y todo ello con el máximo goleador la pasada campaña de la Tercera extremeña, David Alejo –10 goles– en el banquillo. Señas que hablan por sí solas. «De tres cuartos hacia adelante tienen mucha calidad» comenta  Borja Jiménez, que añade a ello «la capacidad a balón parado» de un equipo que, eso sí, sufre en la generación de juego. Y es que el Mérida este año tiene claro que el objetivo del ascenso prima sobre el juego. Directo, poco elaborado, transiciones rápidas y un bloque que defiende fuerte son las características que se anuncian y esperan en el seno del equipo encarnado.
Condiciones sobre las que preparar el duelo, pero nunca sobre las que «hacer muchas modificaciones».Porque tiene claro el entrenador abulense que «debemos hacer lo que sabemos, nada de cosas extrañas».
Una tesitura en la que pueden llegar algunos cambios que ya se han visto a lo largo de la temporada enmarcados no sólo en no recibir un gol –«no encajar un gol es fundamental»– sino en mantenerse vivos de cara al partido de vuelta. «En este tipo de eliminatorias el error sale muy caro» avisa. Y en este marco sabe que el Mérida cuenta con muchos jugadores experimentados en este tipo de fases. «Es algo muy importante, pero nosotros tenemos la ilusión de competir, de poder hacer algo bonito».Y en ocasiones también resulta de suma importancia.