Los españoles temen más a otra recesión que a la pandemia

Agencias
-

El temor de los ciudadanos al posible impacto del Covid-19 en sus empleos y, por extensión, en su poder adquisitivo, es mucho mayor que su preocupación por contraer la enfermedad

Los españoles temen más a otra recesión que a la pandemia - Foto: Xavier Bonilla Europa Press

El temor a volver a vivir una crisis como la de 2008 sigue muy presente en España, y más ahora que la sombra del Coronavirus tiñe día tras día los mercados de rojo. Tanto que la preocupación de los ciudadanos por los efectos que la actual pandemia de COVID-19 pueda tener en la economía y, con ello, en sus empleos y en su poder adquisitivo, es incluso mayor de la que tienen ante la posibilidad de que se contagien por la enfermedad.
Así se desprende de la segunda oleada de la Encuesta Funcas, la Fundación de las Cajas de Ahorros, realizada sobre una muestra representativa de la población residente en el país, compuesta por 700 individuos y realizada por IMOP Insights entre los pasados 16 y 20 de marzo, en pleno estado de alarma.
En concreto, los españoles valoran en 9,1 puntos, dentro de una escala del 0 al 10, su inquietud por el porvenir de las finanzas nacionales, frente al 8,9 que le otorgan a la preocupación por contraer la enfermedad. Un miedo palpable por el futuro de la economía que cobra intensidad entre los mayores de 35 años y las mujeres, con una media de 9,3, mientras que la de los hombres se sitúa en 8,9.
Asimismo, el porcentaje de parados que han declarado que no estaban en situación de desempleo antes del estallido de la crisis ha ido creciendo a medida que pasaban los días de la primera semana bajo el estado de alarma: el primer día, estos nuevos profesionales sin trabajo representaban el 21% del total pero, tan solo cuatro jornadas después, el porcentaje había ascendido hasta el 50%.
En el conjunto de entrevistados con empleo, solo poco más de una quinta parte (22%) afirmó «continuar desempeñando sus funciones con normalidad en su lugar de trabajo habitual». Casi un tercio (32%) declaró estar teletrabajando.


Un sector en el candelero

La hostelería está sufriendo un importantísimo impacto económico por las medidas impuestas para frenar el Covid-19. Hay quienes creen que habrá un antes y un después, que la forma de acercarse a los bares y restaurantes será distinta y que los clientes no tolerarán prácticas admitidas hasta ahora.
Algunos de los profesionales están viviendo el momento con verdadera angustia, como Juan Carlos Labrit, autónomo, con un establecimiento en el que trabajan su mujer y él, y otros que afrontan la situación tratando de ser positivos, como David Vega, dueño de tres negocios, para quien lo fundamental es mantener el empleo de sus más de 30 trabajadores, todos afectados ahora mismo por un ERTE.
El «parón» es del 95%, indica el secretario general de la Asociación de Hostelería de Gipuzkoa, Kino Martínez, que señala que la situación es muy distinta a la del comercio pues los establecimientos de servicio a domicilio, a los únicos que se les permite trabajar, son un porcentaje muy pequeño.
Piensa que cuando bares y restaurantes comiencen a abrir «habrá una euforia enorme», pero también cree que la pandemia «va a dejar cicatrices en nuestra forma de socializar» muy marcadas.