scorecardresearch

Los TCAES analizan el futuro de su sector sanitario en Ávila

P.R.
-

Unos 500 técnicos auxiliares de enfermería procedentes de toda España asisten en Ávila a un Congreso Nacional en el que abordan cuestiones como sus competencias, habilidades y reivindicaciones que presentan a las autoridades

Auxiliares de enfermería asistentes al Congreso que se celebra en el Lienzo norte de Ávila - Foto: David Castro

Medio Millar de Técnicos de Cuidados Auxiliares de Enfermería (TECAES) procedentes de toda España asisten en Ávila a un Congreso nacional, que ha organizado la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF)  que se celebra en el Centro de Exposiciones y Congresos Lienzo Norte y en el que se analizan las competencias, habilidades y las reivindicaciones de estos profesionales del sistema sanitario.

Enrique Vega, presidente del sector de la Sanidad de Castilla y León, anunció que estarán presentes en la próxima de negociación que anunció el presidente Mañueco en su investidura, en su famosa mesa de reorganización de la Atención Primaria y también en el tema de la Ley 20/21, con la estabilidad de los puestos. Para Vega la Atención Primaria en Castilla y León no solo requiere una reorganización, sino un refuerzo porque «la Atención Primaria es la puerta de entrada al servicio sanitario y  requiere personal, medios y un refuerzo total de todas las áreas, no solo de médicos y enfermeras, sino de personal administrativos, que normalmente son los primeros que atienden a los ciudadanos. No podemos dejar fuera a ninguna categoría en esta reorganización, que es especialmente importante para el medio rural».

Benjamín Castro, el presidente de la Unión Autonómica de Castilla y León de CSIF Castilla y León dijo también que hay que defender a  este sector de la sanidad (los TCAES)  porque  «son un pilar dentro de la sanidad». Además, dijo que «tenemos que exigir al nuevo Gobierno de Castilla y León que cumpla lo pactado  con el personal sanitario y los TCAES». Se refirió en este caso al «abono inmediato de los pagos adicionales de los acuerdos de julio, que implica también la carrera profesional y su nueva regulación, también para el personal sanitario». Igualmente anunció que ante la falta de intención negociadora del Gobierno de España se ha hecho un llamamiento  el día 25 a todos los empleados públicos para organizar concentraciones ante las  las 9 subdelegaciones de Gobierno de Castilla y León y en el resto de España. Con ello pretenden reclamar  ese pacto de incrementos salariales «necesario, puesto que los empleados públicos tenemos una pérdida de poder adquisitivo que sumada al IPC actual rondará cerca del final del año cerca del 20 por ciento, porque ahora mismo supone un 15». 

Por su parte el presidente del Sector Nacional de Sanidad de CSIF, Fernando Hontangas, dijo que este congreso pretende poner en valor una profesión que ha sido y sigue siendo maltratada puesto que los organismos reguladores «no están cogiendo el toro por los cuernos» para desarrollar sus funciones como debieran. Y añadió: «hay una confrontación entre dos profesiones de sanitarios: Enfermeras-Enfermeros y TCAES, que otras organizaciones se dedican a fomentar. Nosotros entendemos que hay espacio para las dos». De ahí que defendiera que este espacio pasa por que «el Ministerio desarrolle unas funciones que son preconstitucionales, que no están reguladas y que están impidiendo un desarrollo profesional de las tareas en los centro que impiden la visibilidad de una profesión que es muy importante y que lo han demostrado en la pandemia y como lo están demostrando en su labor diaria». Insistió que los empleados públicos, al contrario de lo que piensa la gente,  «somos tratabajadores mal pagados y hemos contribuido al  pacto de rentas en un 15 por ciento desde el año 2010 y en este momento profesiones como los TCAES están ganando unos 1.100-1.150 euros.