El operativo de incendios tendrá más miembros por cuadrilla

SPC
-

4.500 profesionales forestales velarán los próximos meses por el patrimonio natural de la Comunidad con la incorporación de más medios tecnológicos

Miembros de una cuadrilla en un incendio en el Puerto del Pico, en la provincia de Ávila. - Foto: M. Martín (Ical)

El operativo contra incendios forestales para este verano contará con 4.500 profesionales y se adaptará a as condiciones de seguridad que requiere la pandemia de covid, por lo que se incluyen más componentes por cada cuadrilla para poder acondicionar turnos y que los trabajadores no se solapen, según explicó el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.
El Centro de Defensa del Fuego en León fue el escenario para la presentación de las novedades del operativo para este verano, en la que participaron el consejero y los nueve delegados territoriales de la Junta.
Suárez-Quiñones informó que la principal novedad que incorpora esta campaña es la «adaptación de todos los procedimientos y protocolos» de los centros y los medios a la situación excepcional provocada por la covid-19. Debido a la presencia del coronavirus, durante este verano «las cuadrillas aumentarán el número de miembros, se adecuarán los vehículos, se evitará solapar turnos y se adaptarán horarios, ubicaciones y material de prevención».
En este sentido, confirmó que e operativo estará formado en los próximos meses por 4.500 profesionales forestales, tras la incorporación de 12 nuevos agentes medioambientales y 4 ingenieros para reforzar las comarcas más necesitadas de Castilla y León.
En cuanto a los medios materiales, el consejero de Medio Ambiente detalló que se contará con 218 puestos y cámaras de vigilancia, 186 autobombas y 125 vehículos pickup, 202 cuadrillas, 32 retenes de maquinaria y 31 medios aéreos ubicados en la Comunidad.
En esta ocasión también se han incorporado mejoras tecnológicas «para optimizar la gestión del incendio y reforzar la seguridad del operativo» con la instalación de cámaras en helipuertos, la dotación de nuevos dispositivos destinados a los agentes medioambientales y la adquisición de equipos de radio y cuatro repetidores móviles para dar mejor cobertura.
El consejero quiso destacar que se trata de un operativo «de carácter autonómico» lo que le permite a la Junta de Castilla y León mayor movilidad para «trasladar los medios necesarios teniendo en cuenta el riesgo existente en cada provincia».
Del mismo modo, Quiñones resaltó la existencia de una «plena coordinación» con otras administraciones, tanto la Guardia Civil como la UME o comunidades limítrofes, algo que se llevará a cabo desde el Centro Autonómico de Mando (CAM) ubicado en Valladolid y que se encarga de la coordinación interna de alertas en las nueve provincias, según informa Europa Press. El responsable autonómico recordó que «sigue vigente el convenio defensa de los campos de tiro con el Ministerio de Defensa» y avanzó que se ha firmado recientemente un protocolo de actuación conjunta con la Comunidad de Madrid ante situaciones de emergencia en zonas limítrofes.
Caso similar sucederá con Castilla-La Mancha, con el que se está ultimando un protocolo similar y que se unirán a los que ya tiene la Junta con Galicia, Principado de Asturias, Cantabria, La Rioja, Aragón y Extremadura.
Finalmente, Quiñones insistió en la necesidad de «extremar las precauciones» y «mantener libre de combustible» el entorno de pueblos, polígonos o viviendas aisladas «para evitar que se produzcan incendios que les puedan afectar».