La década de la crisis que marcó a una generación internauta

David Alonso
-

La región cierra diez años turbulentos a nivel económico con una desaceleración en ciernes y la consagración de problema poblacional

La década de la crisis que marcó a una generación internauta - Foto: eva garrido

El próximo miércoles toca cambiar de dígito. Tras diez años abonado al 201 y lo que toque, será el momento de dar la bienvenida al dos como acompañante de los dos primeros dígitos.Por detrás, una década que se convirtió en toda una montaña rusa para Castilla y León, España,Europa y el mundo en general. Diez años en los que la Comunidad entre de lleno, y a la fuerza, espoleada por una crisis económica que parecía no tener fin, con una doble recesión que amagó con doblegar los ánimos económicos y un sinfín de números rojos y malas noticias. Sin embargo, el tiempo todo lo cura, y aquellos brotes verdes que parecían tan lejanos llegaron para quedarse e impulsar la economía castellano y leonesa hasta lograr superar las cifras previas al estallido de todas las burbujas que reventaron allá por 2008.
Y entre todo el desbarajuste económico se coló la irrupción definitiva de internet como el elemento vectorial sobre el que pivotará cualquier tipo de futuro imaginable. Economía, demografía, agricultura, sanidad, infraestructuras, relaciones sociales, casi cualquier variable tendrá que entroncar, si no lo ha hecho ya, con un internet que en Castilla y León se ha extendido  con velocidad en estos diez años, pasando del 49,1 por ciento de hogares con conexión a la red, a casi el 90 por ciento.
Sin embargo, el principal problema que ha aflorado durante esta década y promete quedarse, incluso con peores perspectivas que el económico, es la situación demográfica de la Comunidad. Al calor del ladrillo y la bonanza Castilla y León vio repuntar y rejuvenecer su población a marchas agigantas. Sin embargo, la realidad dibuja ahora un futuro incierto para infinidad de pequeños municipios que luchan contra su extinción, lastrados por la falta de relevo generacional, escasas oportunidades laborales y una tendencia a la concentración urbana. Mientras, los nacimientos siguen marcado mínimos históricos año tras año, el número de población merma incesantemente al tiempo que los jubilados van ganando terreno y deja una pirámide poblacional que empieza a tener forma de peonza
La década de la crisis que marcó a una generación internautaLa década de la crisis que marcó a una generación internautaEvidentemente, Castilla y León ha mejorado en muchísimos aspectos, algunos tan importantes como el salario medio anual, que ya ronda los 22.000 euros; la tasa de desempleados, que se acerca a mínimos históricos; o en la cifra de fallecidos en accidentes de tráfico, donde ahora se lucha por no superar el centenar, cuando hace diez años se superaban los 200 cada año o los 500 de comienzos de siglo.
Los gustos musicales, automovilísticos, sociales y culturales igualmente han evolucionado y se han mimetizado con el ambiente nacional.Viviendas más baratas –por el momento–, alquileres más caros y un precio de los carburantes que sigue dependiendo de lo que ocurre más allá del Mediterráneo.
Castilla y León ha vivido una década de innegables cambios, inclusive en la presidencia autonómica, donde tras 19 años de gobierno ininterrumpido, Juan Vicente Herrera(PP) decidió abandonar el Colegio de la Asunción que ocupó desde que sucediera a JuanJosé Lucas en marzo de 2001, y que ahora ostenta Alfonso Fernández Mañueco (PP).
Ahora, la Comunidad se sumerge en una década que será crucial para asentar los pilares del futuro en asuntos como la economía 4.0, el cambio climático, la despoblación o la eficiencia energética.