Más medidas para erradicar enfermedades en ovino y caprino

SPC
-
Granja de cabras. - Foto: Javier Pozo

El Bocyl publica una orden que regula el programa voluntario autonómico y que servirá para impulsar la competitividad y aumentar la posibilidad de internacionalización de las producciones

Castilla y León incorporará nuevas medidas para reforzar la erradicación de las enfermedades ‘maedi visna’, artritis y encefalitis en los sectores ovino y caprino, según la Orden que publica el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) para regular las actuaciones que comprende el programa sanitario, de carácter voluntario. Establece el procedimiento de trabajo que deberán adoptar los titulares de explotaciones ovinas y caprinas de la Comunidad que decidan adherirse al mismo y concreta las pautas a seguir para el control de estas enfermedades y la calificación sanitaria frente a las mismas.

Se trata de la única Comunidad que, desde el año 2007, dispone de un programa oficial. Con la Orden publicada hoy se incorporan nuevas medidas que reforzarán la posibilidad de eliminación en aquellas explotaciones con prevalencias bajas y la reducción en los casos con las más elevadas.

Dentro de las novedades de este programa se incluye el diagnóstico molecular que incorpora nuevas herramientas tecnológicas en la detección de estas enfermedades, la elección voluntaria de los ganaderos de realizar el sacrificio de los animales positivos y la percepción de indemnización si optaran por esta vía.

Estas medidas permitirán mejorar la productividad de las explotaciones y contribuirán a aumentar la exportación. La venta a otros países se sustenta en las garantías sanitarias de las explotaciones de origen. En este sentido, en mayo de 2016 se aprobó a nivel nacional el documento oficial que indica que aquellas explotaciones de ovino y caprino productoras de leche que están sometidas a programas de control oficial de tuberculosis caprina, maedi visna y agalaxia contagiosa no requieren certificación para que la leche de sus explotaciones sea enviada a cualquier país.

Por todo ello, la Orden que regula el programa voluntario en el ámbito autonómico supondrá un “impulso” a la competitividad del sector en Castilla y León y a la posibilidad de internacionalización de sus producciones.

Pérdidas productivas

Estas enfermedades se caracterizan por disnea y pérdida de peso, producida por un virus capaz de ocasionar distintos síndromes, tales como neumonía intersticial, encefalitis, linfoadenopatía, artritis, mamitis o caquexia, todos ellos de carácter crónico y progresivo.

Aunque no afecta al hombre, produce graves pérdidas productivas en los rebaños afectados y les supone restricciones comerciales tanto para el movimiento de animales vivos como para la exportación de productos de origen animal como leche, quesos y carne.

Así, la sanidad animal es uno de los pilares en los que se sustenta la competitividad de las explotaciones ganaderas. Cuanto más altos sean los estándares sanitarios del sector más fácil será el acceso a los canales comerciales y más mercados estarán disponibles para el comercio de animales. Además, el control de determinadas enfermedades zoonóticas “es muy importante desde el punto de vista de la salud pública, para evitar su contagio al hombre”.