Desprendimientos y cortes de vías en Ávila por el temporal

E.C.B
-

La zona de la provincia más afectada por las lluvias fue el Valle del Tiétar, con los más de 30 litros caídos en Candeleda como ejemplo, mientras que el viento volvió a dejar rachas de más de 100 kilómetros por hora

Desprendimientos en una carretera de Pedro Bernardo.

El temporal de viento y lluvia que ha azotado a la provincia de Ávila en los últimos días, ya ha comenzado este domingo a remitir, si bien ayer dio sus últimos coletazos con fuertes precipitaciones sobre todo en el Valle del Tiétar, y vientos de hasta 90 kilómetros por hora en diferentes puntos de la geografía abulense, que dejaron nuevos desprendimientos y cortes de carreteras no solo en la red provincial sino incluso en la nacional, como ocurrió en la N-502, así como aumento considerable del nivel y el caudal de los ríos. Sirva como ejemplo el Adaja a su paso por la capital abulense, que pese a bajar su nivel hasta los 1,98 metros, mantuvo también este sábado anegado el parque de El Soto, especialente en la zona de estacionamiento y el paseo paralelo al río.
Aunque las lluvias fueron algo menos intensas que en los dos días anteriores, la zona sur de la provincia siguió siendo fuertemente castigada por el agua. De hecho, Candeleda registró el mayor nivel de precipitaciones de toda Castilla yLeón, con más de 30 litros por metro cuadrados que se sumaban a los más de 68 caídos en la jornada del viernes y a los 89 del jueves.
En la zona de Arenas de San Pedro y más concretamente en la N-502, la DGT decretó el nivel rojo por inundación, y en Pedro Bernardo, una de sus urbanizaciones se quedó incomunicada con la localidad por los desprendimientos registrados en la carretera de acceso. Según apuntó su alcalde, David Segovia, fue necesario que la Junta de Castilla yLeón mandara una motoniveladora para arreglar un camino de tierra que diera salida a la CL-501.
También permanecieron cortadas por la noche la AV-P-537, a la salida de El Barco de Ávila, por el desbordamiento del río Aravalle que ocasionó algún desprendimiento, y la AV-P-539 a la latura del puente de Tormellas, si bien a primera hora de la mañana de este sábado se reabrieron al tráfico al descender el nivel de los ríos.  
En cuanto al viento, según datos de la Aemet, las rachas más importantes se registraron en Arévalo, donde superaron los 101 kilómetros por hora y tuvieron que cerrarlos parques Gómez Pamo y del Tren y el jardín de Patri; Rivilla de Barajas, con 99 kilómetros por hora, y Muñotello, con 95. En la capital, donde hubo rachas de hasta 84 kilómetros por hora, los bomberos realizaron varias salidas para atender daños en el arbolado, la retirada de objetos arrastrados y antenas rotas o desperfectos en el CUM Carlos Sastre y en el tejado de Protección Civil y Bomberos. Además, por motivos de seguridad, por la tarde fue necesario cerrar los accesos a la Muralla.
El Ayuntamiento de Ávila hizo un llamamiento a la ciudadanía para evitar atravesar o pasear por zonas ajardinadas con gran arbolado y procedió al cierre al público del jardín de La Viña por la caída de un cedro. También se dispuso vigilancia en las zonas con árboles cercanos a las zonas de paso para evitar riesgos.