Sergio Ramos vuelve al Real Ávila

A.S.G.
-

La buena sintonía entre el club y el mediocentro ha permitido cerrar el regreso del salmantino al Adolfo Suárez la próxima temporada

Sergio Ramos vuelve al Real Ávila

Sergio Ramos volverá al Real Ávila. El salmantino está a un paso de convertirse de nuevo en jugador encarnado tras su paso por el Adolfo Suárez en la 2018-2019 y su salida apenas un año después. Entonces el jugador quiso permanecer en Ávila, pero el cambio de modelo de juego que pretendía Jonathan Prado convirtieron al jugador y su forma de juego, lo contrario a lo que se buscaba entonces,  en prescindible. Llegaron entonces Jorge Sánchez y Sergio Rivera con el objetivo de dar al equipo verticalidad y despliegue, todo lo contrario al juego más posicional y de dominio del mediocentro salmantino. La nueva propuesta no cuajó mientras que Sergio Ramos estuvo durante meses sin equipo hasta encontrar acomodo en el Alfaro, de la Rioja, donde curiosamente compartió vestuario junto a un conocido de la afición abulense como es Fer Albín, ex jugador del Diocesanos en la División de Honor y la Cultural Deportiva Cebrereña.
Desde hacía semanas su nombre estaba en la agenda del Real Ávila como uno de los refuerzos para el nuevo curso. Semanas en las que la buena sintonía entre club y jugador han acercado posturas hasta el punto de que el jugador, salvo sorpresa de última hora, será jugador encarnado la próxima temporada. Inclusive podría hacerse ya oficial la próxima semana, que arrancará además –lunes– con la presentación de José Manuel Jimeno como nuevo entrenador.        
Formado en la cantera de la extinta UD Salamanca, club por el que pasó por todas su categorías hasta el primer equipo, debutó en Segunda División en la  2010-11. Tres años en el primer equipo tras los que pasaría a formar parte del Arroyo CP –Segunda División B– para un año más tarde firmar en el CD Badajoz. Cruzó el Atlántico para ser jugador del Atlético San Cristóbal de la Primera Dominicana y en Italia jugó con el Vis Artena. En la 2016-17 regresó a las filas del Salamanca CFUDScon el que encadenó dos ascensos consecutivos hasta la Segunda B, categoría que ya no jugaría y tras la que recaló (2018-19) en el Real Ávila.
Volverá a sus 31 años a un Adolfo Suárez donde fue titular indiscutible en su primera etapa. Su pausa, toque, desplazamiento y capacidad de organización se echaron en falta en no pocos momentos de la pasada campaña.