Cuentos artesanos para dar testimonio

D.C
-
Cuentos artesanos para dar testimonio - Foto: Belén González

El barraqueño Alejandro Pérez pasó por el ciclo literario 'El Episcopio presenta...' para hablar de un conjunto de relatos inspirados en su experiencia vital

Alejandro Pérez García, narrador natural de El Barraco, protagonizó la cita de este jueves del ciclo literario ‘El Episcopio presenta...’ compartiendo con el público el contenido y otros detalles de su tercer libro publicado hasta el momento, un volumen de relatos al que ha titulado muy gráficamente Cuentos artesanos. Ese título, explicó, sirve como anticipo al contenido del volumen, formado por «cuentos que están hechos con mucha artesanía, con mucho cuidado, porque los he hecho muy a mano y he tardado mucho en hacerlos», y que «también me han salido muy de dentro».
Recordó Alejandro Pérez, durante muchos años corresponsal de Diario de Ávila, que cuando publicó su primer libro, Leña, papel y otros cuentos, algunos de los relatos de Cuentos artesanos ya estaban escritos, pero «los fui dejando y durante mucho los he ido releyendo y modificando cosas, porque para mí es muy importante la opinión del lector». Una de las modificaciones más visibles entre lo que ahora puede leerse en Cuentos artesanos y lo que eran esos relatos hace unos años, comentó, se debe a que «varios lectores me preguntaron que por qué en aquel primer libro había tantos finales tristes; di mucha importancia a aquellas opiniones, releí los cuentos y a muchos les cambié el final para que tuviesen un final feliz que antes no tenían».
Los 35 relatos que conforman el libro que presentaba ayer «nacen de una inspiración natural de una vida anterior, de mediados del siglo XX la mayoría», con «secuencias de cuando éramos niños e íbamos al colegio, recuerdos de cosas que había y que no había, por ejemplo televisión, y de cómo los chavales nos dedicábamos a hacer las travesuras que nos salían al paso». Es decir, explicitó, que «en ese viaje al pasado los cuentos no tienen un hilo común entre unos y otros, aunque sí todos están relacionados con experiencias vitales que a veces hago ficción».