Dani Rincón, más allá de las victorias

A.S.G.
-

El abulense pone en valor el 2019. «Ganar o perder a estas edades no es lo importante, sino dar el máximo y saber el nivel que puedes alcanzar»

Dani Rincón, más allá de las victorias

Tiene 16 años, un largo futuro por delante y uno de los títulos mundiales del tenis más importantes de su categoría bajo el brazo.Porque la Orange Bowl, la competición que es considerada como el Campeonato del Mundo del Tenis en categorías Sub’14 y Sub’16, ha puesto a Daniel Rincón en el disparadero. Y con todas las miradas sobre él, lo tiene claro. «Lo importante es ir paso a paso. Es verdad que las victorias son importantes, que te ayudan a coger confianza, pero a estas edades ganar o perder...» señala en estos momentos con total aplomo el abulense.Para algunos un nuevo descubrimiento del tenis, para otros una confirmación de lo que ya venía apuntando desde hace años. Junto a Paula Arias, tres años mayor que él, los dos principales baluartes de una generación del tenis que ha llevado, está llevando y llevará durante los próximos años el nombre de Ávila por muchos rincones.Porque ambos tienen cuerda para rato.   
El final de temporada fue por todo lo alto, pero la primera mitad «fue complicada. Fueron meses de entrenamiento, me costó adaptarme a los torneos pero a partir de mitad de año empecé a competir bien, a encontrar el ritmo». A partir de ahí «los resultados empezaron a llegar. He sabido competir mejor y los resultados ahí están». No sólo ha sido la Orange Bowl sino su primer ITFJúnior –Vila do Conde Junior Tennis Cup–, la medalla de bronce con la SelecciónEspañola Sub’16 en la Summer Cup o la participación en la Davis Junior. «Sabía que si seguía trabajando los resultados al final acaban llegando. Si trabajas, al final consigues resultados y lo he demostrado, encontrando un buen nivel de tenis en competición».
Se pudo ver especialmente en el cierre de temporada con el triunfo tanto en el cuadro individual como en el dobles, junto al jordano Abdullah Shelbayh, en la Orange Bowl. Es verdad que ganarlo fue importante. «Fue una alegría», pero Daniel Rincón prefiere mirarlo desde otro prisma diferente. «Pude competir a un buen nivel, que para mí es lo más importante».Porque tiene muy claro que «al final ganar o perder no es lo más importante a estas edades, sino dar el máximo de lo que tienes y saber el nivel que puedes dar en pista».Y es precisamente con ello con lo que quiere quedarse. Porque la competición disputada en Miami le mostró «el nivel que me puede ayudar a llegar, a mejorar, pero hay que mantenerlo y, por supuesto, mejorarlo». Las victorias «te dan confianza, eso sí, pero al final si pierdes un partido no pasa nada, lo que importa es mejorar tu nivel».
Ha sido un año «muy bueno» para el tenista abulense. «Me he dado cuenta de que si estoy a un buen nivel y estoy concentrado, puedo estar en los partidos jugando punto a punto, compitiendo contra los mejores de la categoría». Un año con títulos, con resultados, pero sobre todo un año que ha alimentado las ganas del tenista abulense. «Es un año que me da más ganas de seguir trabajando, que demuestra que el esfuerzo y el trabajo diario dan sus resultados.Siguiendo esta línea puedo mejorar más» analizaba en el parón navideño Daniel Rincón.
Tiene claro que a lo largo de su carrera como tenista «todos los años al final son de crecimiento. Todos los años aprendes más o menos, y en este caso he aprendido bastante». Y los últimos meses del 2019, y a partir de ahora, lo hace con los mejores, en la Rafa Nadal Academy. Un lugar donde aprender, pero donde esforzarse y trabajar duro. «Es un sitio totalmente diferente a donde he estado. He sabido adaptarme rápido».Contento y cómodo «con la forma de trabajar que tienen», pero consciente de que «hay que esforzarse día a día».
Y el día a día le ha llevado al 2020 con el objetivo principal de los Grand Slam Júnior. Son el Roland Garros, Wimbledon y USOpen. Para conseguir acceder a ellos «necesito seguir jugando más ITFJúniors, sumar más puntos, subir en el ranking». De no conseguirlo, «al menos subir el nivel.La vida de un tenista es muy larga. No acaba con los 18 años, no acaba en la categoría júnior».

 

No sólo es la Orange Bowl...

Bien es cierto que el 2019 lo recordará Daniel Rincón como el año en que ganó la Orange Bowl, tanto en individual como en el dobles. Un triunfo de mérito.Considerado como el Mundial de Tenis Sub’14 y Sub’16, que sólo seis españoles lo hayan ganado a lo largo de la historia –Álex Corretja (1990), Gonzalo Corrales (1991), Tommy Robredo (1998) Gueorgui Roumenov (2005) o Pablo Llamas (2018)– lo dice todo. Pero no es lo único. Porque en la temporada ya concluida el tenista abulense sumó su primer ITFJúnior. Lo hizo en el Vila do Conde Júnior de Portugal en un curso en el que ganó el bronce con la Selección Española Cadete en la Summer Cup o disputó la Copa Davis Júnior. La competición de Miami ha descubierto para muchos al abulense, cuyo currículo, pese a sus 16 años, es ya muy extenso.Porque puede ‘presumir’ de haber sido subcampeón del Mundo en el ITF World Júnior Tennis Finals con la Selección Española Infantil en 2017, doble campeón de Europa con la SelecciónEspañola Infantil en la Winter Cup y la Summer Cup, campeón de Europa Infantil en la Summer Cup, subcampeón de la Nations Challengue con la SelecciónEspañola Sub’12 o campeón del dobles en el Open Super 12 Auray junto a Alejandro Turriziani, su habitual parejas en sus primeros años del tenis, cuando ya despuntaba en los TTKWarriors o el Campeonato de España Alevín e Infantil.