Cinco Grandes Oro de los Zarcillo para Castilla y León

SPC
-
Foto de familia de los galardonados con los Premios Zarcillo 2018 junto a la consejera de Agricultura, Milagros Marcos (c) - Foto: Miriam Chacón (Ical)

Marcos apuesta por innovar y rejuvenecer el sector vitivinícola para seguir acrecentando su éxito nacional e internacional

Castilla y León demostró hoy su liderazgo en la producción de vino de calidad y sus bodegas lograron 210 galardones de los Premios Zarcillo 2018, de los 409 entregados, es decir, el 51 por ciento de los ‘zarcillos’ concedidos. Así, de los once Grandes Oro otorgados, cinco fueron a parar a bodegas de Castilla y León, 64 de los 136 Zarcillos de Oro y 141 de los 262 Zarcillos de Plata.

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, presidió el acto de entrega de los Premios Zarcillo 2018, que se celebró en el Monasterio de la Santa Espina, en Valladolid, donde señaló, en declaraciones reconocidas por Ical, que rejuvenecer el sector y seguir innovando son actualmente las nuevas metas del potente sector vitivinícola de la Comunidad.

Marcos afirmó es necesario contar con las ideas nuevas de los jóvenes que se forman en las escuelas agrarias de Castilla y León, dar un papel cada vez mayor a los jóvenes catadores e incrementar la promoción de los vinos de calidad en eventos culturales con especial repercusión entre los jóvenes, siempre sin olvidar la necesidad de un consumo responsable.

Asimismo, constató que el vino de calidad debe seguir apoyándose en la investigación y la innovación, algo que la Junta de Castilla y León está fomentando a través del nuevo modelo de I+D+i agroalimentario, que está contribuyendo a aumentar muy significativamente los proyectos de investigación e innovación, las actividades de transferencia tecnológica y la colaboración entre centros de investigación.

En la ceremonia de entrega de los Premios Zarcillo tuvieron un especial reconocimiento los once vinos merecedores de un Gran Oro, donde Castilla y León ha sido la Comunidad más premiada. Así, han recaído cuatro en la Denominación de Origen Ribera del Duero, en Altogrande Vendimia Seleccionada 2014 de Bodegas Altogrande; Lleiroso Crianza 2014, de Bodegas y Viñedos Lleiroso; Monteabellón Finca La Blanquera 2014, de Bodegas Monteabellón; y Viyuela 10º Aniversario 2013 de Bodegas Viyuelas. El quinto Oro fue a parar a la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Vino de la Tierra de Castilla y León, al vino Társila 12 meses 50% 2012, de Bodegas Társila.

El resto de oros fueron a Alemania, a Ortega Beerenauslese 2017, un vino dulce elaborado por la bodega Weingut Werner Anselmann & Anselmann Gmbh; a Eslovaquia, con el vino de licor Tokaaj Cuvee Slamove 2016, de bodegas Ostrozovic; y a Alceño organiz 2016, de Bodegas Alceño, de la Denominación de Origen Jumilla; a Aula Reserva, de Coviñas Cooperativa, de la Denominación de Origen Cava; a Coto de Hayas Garnacha Rosado 2017, de Bodegas Aragonesas, de la Denominación de Origen Campo de Borja; y a Leonor Palo Cortado, de Bodegas González Byass, de la Denominación de Origen Jeréz-Xerés Sherry.

Premios Zarcillo

Los Premios Zarcillo cumplen ya su novena edición internacional y la decimoséptima nacional, consolidándose a lo largo de este tiempo como el certamen más importante del país y uno de los más prestigiosos en el panorama mundial, como así lo demuestra el número de muestras presentadas a concurso, que batieron todos los récords este año con 2.020 vinos, un 12 por ciento más que en la edición anterior. Además, de ellos, el diez por ciento -214 vinos- han llegado de 25 países. Como novedad, por primera vez en un concurso internacional de vino celebrado en el hemisferio norte se cataron vinos del mismo año, es decir, de la cosecha de 2018, muestras llegadas desde Sudáfrica y Brasil cuyas uvas se vendimiaron en los primeros meses del pasado año.

Se trata de un certamen que busca incentivar la producción de vinos de calidad superior, además de su consumo de forma razonable; dar a conocer al público los tipos de vinos característicos elaborados en las diversas zonas vitivinícolas; elevar el nivel técnico y científico de las bodegas y técnicos participantes; constituir un punto de encuentro para los mejores vinos del mundo; y contribuir a la expansión de la cultura del vino.