Cuando las piezas encajan

B.M
-

La celebración del Torneo Nacional de Puzzles Ciudad de Ávila, celebrado en San Francisco, reunió a 125 participantes, entre niños y adultos, que compitieron en rapidez para hacer sus figuras

Cuando las piezas encajan

Tienen dos horas de tiempo límite y que gane el más rápido. Con estas palabras comenzaba el IV Torneo Nacional de Puzzles Ciudad de Ávila en la categoría de adultos. En las mesas del auditorio de San Francisco, 42 parejas dispuestas a hacer una imagen de ‘Villa Bella Vista’ con un puzzle de 500 piezas. En la mayoría de los casos se comenzó separando las piezas por colores (predominaba el azul del cielo y del agua) y a partir de ahí cada uno tenía sus trucos.
Y en 28 minutos y cuatro segundos ya había ganadoras. Ana Gil y Ana Jimeno batían su récord personal y se hacían con el primer puesto del concurso. Como ellas mismas explicaron, en su caso lo que hacen es repartirse los trabajos según sus habilidades, con una dedicándose a los cielos y la degradación de colores, la parte que se le da mejor, mientras la otra se dedicaba a los detalles, las cosas pequeñas como las casas, flores o baldosas blancas. Y más allá de eso, creen que la dificultad del puzzle no reside en el número de piezas sino en el dibujo y al final solo se trata de que te guste, con una afición «de horas» que hay que llevar con paciencia. En su caso comenzaron desde niñas y desde hace tres años, precisamente en Ávila, comenzaron a competir como pareja, con uno o dos campeonatos al año juntas.
En esta edición del torneo se contó con 125 participantes, con las 42 parejas de adultos y los 41 niños que compitieron en tres categorías de forma individual haciendo puzzles de los Minions de 100, 150 ó 200 piezas, según sus edades. Todos pudieron optar a los premios donde el diseño de los trofeos, de Jorge Pérez Núñez, era la Muralla.


Las más vistas