La Cebrereña sigue sin reaccionar

Área 11
-
La Cebrereña sigue sin reaccionar - Foto: Fernando Otero Perandones

Prolonga su mala racha de resultados sumando la primera derrota del año en León

La Cebrereña sigue aumentando su mal racha cayendo derrotada esta vez en su visita a tierras leonesas para medirse a la Virgen del Camino. No pintaba bien sobre el papel el partido esta jornada para un conjunto castigado por la mente y la enfermería. Además, los de Pepe García nunca habían logrado la victoria en Los Dominicos y se presentaban como víctima propicia para un conjunto en buena racha. La ausencia de Terleira se suplió con Guillermo y Perdi en punta y una estrategia muy clara: velocidad y ganar la espalda a los dos centrales de la Virgen del Camino. Fran y Cristian superan el 1,90 cm y acusan la falta de movilidad, con lo que la estrategia no era descabellada. Sin embargo, el cemento que hacía de césped en Los Dominicos no tardó en dictar sentencia. 
Los de Roberto Carlos salieron a la expectativa con falso 9 y tratando de aprovechar los fallos del rival sin perder la posición. Con el paso de los minutos, crecía el 11 virgeniano a base de orden y trabajo en la parcela ancha. Pero si Pepe García tenía un plan, este se rompió pasado el cuarto de hora. El berciano Porfirio recogía el balón en la frontal tras un saque de esquina y batía a Gordo con la ayuda de un compañero y la connivencia de un colegiado, quien no vio la clara obstaculización al portero. 
A partir de ahí, se deshicieron los ayer morados, incapaces de tener ideas ni de plantar cara a la Virgen. Tan solo una llegada en fuera de juego de Perdi sin mayor peligro. Por si fuera poco, al borde de la media hora, la Cebrereña perdía la bola cuando trataba de sacar la pelota jugada y recibía el segundo gol. Fue Jesús al primer toque, recibiendo un pase filtrado y ganando la partido por velocidad a su marcador. 
El choque se ponía muy cuesta arriba y lo peor no era el resultado. La imagen de la Cebrereña estaba siendo muy pobre, sin robar la pelota ni ser capaz de presentarse sobre las inmediaciones de Isma. Echaba mucho de menos Pepe García al goleador de su equipo. El constante peligro que supone Terleira con su trabajo, oportunismo y su capacidad para generar peligro destapó todas las carencias de sus compañeros de ataque esta temporada. Incluso por momentos se vio a Perdi desesperado con sus propios compañeros. 
La segunda parte arrancó sin cambios y con un planteamiento muy similar en ambos equipos. La Virgen, esos sí, decidió ceder espacio e iniciativa a una Cebrereañ que no supo aprovechar ni una cosas ni la otra. El primer tiro a puerta de los abulenses se produjo a la hora de juego. Lo hizo Guillermo desde 30 metros con un lanzamiento que paró Ismael con los pies como si de un pase al poretro se tratase. Antes de esa intentona, una llegada del propio Perdi, tras regatear a dos rivales, y ser interceptado dentro del área cuando se disponía a batir a Isma. 
últimos intentos. También lo intentó Guillermo tocando el balón por encima del travesaño, perfilado sobre el costado izquierdo. En definitiva, muy poco bagaje para un equipo que necesita un revulsivo inmediato para no desengancharse del resto de equipos de la competición. Enfrente la Virgen seguía tratando de dosificar esfuerzos e incluso descontados en exceso del partido en determinados momentos.
 Lo percibió Roberto Carlos, quien modificó el planteamiento dando entrada a futbolistas batalladores y capaces de recuperar el control y la posesión. Pero sobre todo los cambios sirvieron para inyectar morfina con una Cebrerela tratando de apurar su últimas opciones. Una de ellas, también del propio Guillermo, tras robar la pelota desde el costado izquierdo y lograr llegar corazón del área, remató ligeramente desviado. El 9 de los de Cebreros fue de lo poco salvable por su trabajo y movilidad en un equipo que no muestran síntomas de mejoría y que dio una imagen preocupante en su vuelta a los terrenos de juego.