El dulce sabor de la solidaridad

M.L.
-

La chocolatada solidaria programada por el Ayuntamiento reúne a cientos de abulenses en el Mercado Chico con fines benéficos

El dulce sabor de la solidaridad - Foto: Isabel García

Delante de la puerta del Ayuntamiento, en la mañana del domingo, se erguía una carpa. Entre la carpa y la bola decorativa instalada por las fiestas de Navidad, varias mesas dispuestas en forma de cuadrado tenían sobre su superficie cientos de raciones del tradicional roscón de reyes. Dentro del cuadrado que formaban las mesas –cercadas por una vaya, para evitar aglomeraciones–, varios tenientes de alcalde y concejales de Por Ávila –el alcalde, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, José Ramón Budiño, Juan Carlos Corbacho, Sonsoles Prieto...– servían, con afabilidad, raciones a los vecinos que se han acercado al evento solidario programado por el Ayuntamiento para estas fechas navideñas: una chocolatada solidaria, con roscón incluido, cuyos beneficios irán a parar a diferentes ONGs de la ciudad.

Dentro de la carpa, se encuentra, trabajando, Raúl Rodríguez, de los Fogones de Raúl. «Llevamos aquí desde las 8,30 de la mañana», explica, mientras un compañero suyo, detrás de él, remueve con un cucharón, como si de un druida se tratara, un caldero repleto de chocolate.

En el momento de hablar con él, Rodríguez llevaba ya cuatro horas cocinando «despacito, a fuego lento y con un toque especial» el chocolate que, fuera de la carpa, degustaban los abulenses. Para hacerlo, Rodríguez y sus compañeros han empleado 200 litros de leche, 100 kilogramos de cacao, tableta de chocolate como cobertura, azúcar vainillado, brandy, azúcar normal y «mucho cariño y tiempo».

Todo esto ha dado para «más o menos 1.200 raciones» que, a lo largo de la mañana, han ido volando. En una mesa larga situada al lado del cuadrado, la concejala Paloma del Nogal servía las tazas de chocolate, bien caliente aunque la temperatura haya acompañado en la mañana, con un sol fuerte y unos agradables 10 grados. Por su parte, los roscones han sido encargados. «Podríamos haberlos hecho nosotros», explica Rodríguez, «pero nos salía más caro hacerlo que comprarlo».

Y es que, una vez avanzada la mañana, los víveres se iban agotando. Los roscones, de crema, se han acabado poco antes de las 14,00 de la tarde, y la organización se ha visto obligada a sacar los roscones de reserva, estos sin crema. En cuanto al chocolate, a última hora ya escaseaba. Pese a no haber aún cifras oficiales, cabe pensar que más de mil abulenses se han acercado al evento solidario.

Al lado de las mesas donde se servía el roscón, se encontraba otra tabla con una hucha sobre ella. Se trataba del receptáculo de las donaciones, que consistían en la voluntad. Todo el dinero que se recaude con el evento de ayer irá destinado, a partes iguales, a las 14 asociaciones que se encontraban presentes en el acto, entre las que se pueden mencionar Proape –Amigos de Perú–, Afávila, la Asociación del Parkinson, Faema, Pronisa o Fundabe.

En definitiva, ha sido una mañana concurrida. Entre la buena temperatura y el buen sabor del chocolate, los abulenses se han animado a celebrar en comunidad la fiesta de los Reyes Magos.



Las más vistas