Begoña Oro, presenta en Ávila a su personaje Rasi

P.R.
-

«Los niños son compañeros de viaje de Rasi, en el viaje de hacerse lectores», señala la autora en su encuentro con los niños, sus lectores, en el ciclo de Literarios

Begoña Oro, presenta en Ávila a su personaje Rasi

La presencia en Ávila de la exitosa autora infantil Begoña Oro y de su personaje, la ardilla Rasi, hizo que el patio del palacio de los Serrano se llenara de niñas y de niños deseosos de conocer a su autora favorita y que esta les firmara uno de los libros que ha publicado. También se encontraba el personaje que le ha dado renombre en el mundo de la literatura infantil, la ardilla Rasi.. Begoña Oro tenía ayer en Ávila dos actos, dentro de la programación de Literarios 2019-2020, que organiza la Fundación Ávila. Primero, la firma de libros, a las seis de la tarde y después, a partir de las ocho, su intervención en el Auditorio de la Fundación Ávila.
Respuesta. Lola Ruiz Ayúcar, la presidenta de la Fundación Ávila, destacó la gran aceptación y la admiración que la literatura de Begoña Oro levanta entre sus pequeños lectores. «Es algo nuevo, distinto a lo que hemos hecho en Literarios», señalaba la presidenta.
La autora habló a los niños de su personaje favorito, Rasi, las ardilla, con la que muchos han aprendido a leer y «muchos la llevan en el  colegio. Con ella aprenden matemáticas; aprenden de todo. Para ellos  seguro que es un personaje muy real en sus vidas y ocupa un espacio muy importante».
Begoña Oro reconoció que lo que hace atractiva a Rasi a sus pequeños lectores es que, en cierto modo, se parece a ellos. Ese toque de travesura, de querer descubrir el mundo; esa curiosidad que deberíamos siempre fomentar en la infancia y no ir matándola poco a poco, como hacemos muchas veces». El personaje, según dijo su autora, tiene una gran capacidad de superación. «La mayoría de las cosas le salen mal. La mayoría de los libros se resumirían con Rasi intenta algo y sale mal. Pero al final siempre acaba bien». Pero al mismo tiempo Begoña Oro defiende también a su personaje  Al mismo tiempo reconoce que es un personaje muy mimoso. En cierto modo ellos se pueden identificar con esa faceta de identificar ese cariño, todavía tienen seis, siete años, pero por otro lado quieren dárselo. Me encanta esa imagen de niños abrazados a Rasi y son compañeros de viaje, en el viaje de hacerse lectores. Esto, reconoce la autora es magia, «porque en realidad Rasi es algo que está en mi cabeza y de repente pasa a estar en su cabeza y en sus corazones. Esto es auténticamente magia y auténticamente literatura», señalaba la autora, mientras  afirmaba  Rasi surge a la par que un método se enseñanza para primero y segundo de primaria. Reconoce la autora que  detrás tiene muchos aspectos pedagógicos en la pandilla que rodea a Rasi, que son cuatro niños, cada uno representa un tipo de inteligencia diferente y hay  como un andamiaje muy sólido desde el punto de vista conceptual. Por otro lado, sostiene que este personaje «es parte de mí. Creo que cuando las cosas son auténticas se transmite». Comenta que de pequeña, «cuando tenía la edad de estos niños, mi vecina de arriba era una ardilla. Creo que se me ha quedado ahí y me ha acompañado para siempre».