Fuego rojiblanco y un mosaico desafiante

Agencias
-

La afición colchonera recibe a la plantilla con bengalas de los colores del equipo y viste el Wanda con sus mejores galas para intentar intimidar al campeón del torneo continental

La hinchada local preparó un tifo con una gran lona con la imagen de un oso, símbolo de Madrid. - Foto: JUAN MEDINA

Fuego rojiblanco, que esperaba al autobús del Atlético de Madrid a su llegada al estadio Wanda Metropolitano, y un mosaico de colores con un oso desafiante en su centro, recibieron al conjunto madrileño y al Liverpool para iniciar la ida de octavos de la Champions.
Primero fue el fuego, el de las bengalas rojas y blancas que se encendieron a lo largo de la Avenida Luis Aragonés, la arteria que rodea al estadio y que toma su nombre de quien probablemente sea el mayor mito de la historia colchonera, dos horas antes del encuentro para saludar al autobús del conjunto del Manzanares.
El transporte que llevaba en su seno a los jugadores que dirige el argentino Diego Pablo Simeone surcó esa avenida inflamada en humo de colores rojo y blanco y rodeada por aficionados que habían sido convocados en las redes con un llamamiento: «A las siete en el Metropolitano» para ser uno con su equipo.
Un aficionado porta una bufanda de Simeone.Un aficionado porta una bufanda de Simeone. - Foto: SUSANA VERACon pasión y gritos que corearon a cada uno de los futbolistas desde el fondo sur fueron recibidos en el calentamiento, al mismo tiempo que los vigentes campeones de Europa del Liverpool sintieron la presión en forma de silbidos, a su salida para tomar contacto con el terreno de juego, donde el año pasado lograron el título. Los 3.000 aficionados ‘red’ trasladados a Madrid, ubicados en la parte alta del fondo norte, guardaban silencio en ese momento.
Fue el prolegómeno al momento del mosaico con 60.000 cartulinas de colores rojo, blanco y azul, que habían sido distribuidas en los asientos del Wanda Metropolitano y ocho minutos antes del inicio del encuentro fueron levantándose para recibir a los dos equipos.
Al mismo tiempo, entre el segundo y el primer anfiteatro se desplegaron unas telas, que reflejaban un oso, emblema de la ciudad de Madrid y del club rojiblanco, en actitud desafiante, con una bufanda del equipo, una cazadora con el número 03 -en referencia al año de fundación del club (1903)- y un gorro con los colores de la bandera española, flanqueado por el nombre del club.
Un seguidor rojiblanco mira a través de unos prismáticos en la presentación del partido.Un seguidor rojiblanco mira a través de unos prismáticos en la presentación del partido. - Foto: SUSANA VERALa hinchada no fue el único apoyo del Atlético de Madrid para arrancar la noche europea, ya que en uno de los palcos VIP de la grada del Metropolitano se presentó Fernando Torres, mito rojiblanco y también ídolo del club inglés. En el palco de autoridades, contemplaba el choque el seleccionador español, Luis Enrique.