Cs pide a la Junta que valore la atención sanitaria en Ávila

J.M.M.
-
Cs pide a la Junta que valore la atención sanitaria en Ávila

Belén Rosado ha formulado una pregunta a la Consejería de Sanidad para que sea respondida oralmente en el Pleno de las Cortes

La procuradora por Ávila del grupo parlamentario de Ciudadanos (Cs) en las Cortes de Castilla y León, Belén Rosado, ha registrado una pregunta a la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León para su respuesta oral en el Pleno de Castilla y León enfocada a «conocer su valoración de la situación de la atención sanitaria en la provincia de Ávila».
La procuradora ha lamentado que «la calidad de la atención sanitaria en la provincia de Ávila se ha visto afectada, en los últimos años, por un empeoramiento claro del servicio», empeoramiento que ha achacado «a una mala gestión política que, por mucho que se esfuercen, el impecable trabajo de los profesionales sanitarios de la provincia no puede compensar».
«El desgaste de los equipos médicos a consecuencia de la falta de reposición y actualización, la reducción del número del personal sanitario en los centros Hospitalarios, unido al aumento de la población atendida, son algunos de los ejemplos más graves de la mala gestión en materia de sanidad que vive la provincia» que conlleva, ha criticado, «un gravísimo empeoramiento del servicio que terminan pagando los ciudadanos en forma de un importante aumento en las listas de espera para ser atendidos».
A esto se añade, ha subrayado Rosado, «la previsión del cierre del centro coordinador del transporte sanitario, así como por los continuos retrasos en la puesta en marcha de la Unidad Satélite de Radioterapia y llegada del acelerador lineal como remate final a una gestión sanitaria cada vez más deficitaria», que muestra, ha afirmado, «el poco interés que la Junta tiene en mejorar el servicio prestado».
En este sentido, Rosado ha mostrado su esperanza ante «la llegada de una nueva etapa política, alejada de los intereses personales y las guerras internas a las que nos tiene acostumbrados el bipartidismo».