Diciembre cerró 2018 como uno de los más secos

Juan Ruiz-Ayúcar
-

En la capital abulense apenas se registaron ocho litros por metros cuadradado de lluvia repartidos en cinco días, cuando la media desde 1981 se halla en 42

Diciembre cerró 2018 como uno de los más secos - Foto: Diario de Ávila

Siguiendo la tónica de los últimos meses de 2018, diciembre cerró con unos valores climatológicos muy superiores a los normales para ese período en Ávila y su provincia, tanto en las temperaturas máximas como en las mínimas, con el agravante de unas precipitaciones que fueron muy escasas en todo el territorio provincial. Por lo que se refiere a la capital, los 6,2 ºC de temperatura media mensual sólo pueden compararse con los valores extremos de 2015, que pasó como el mes de diciembre más cálido desde que existen registros, cuando se alcanzó una media de 7,0ºC. Y fue así el pasado mes porque los días fueron transcurriendo con temperaturas máximas que llegaron hasta los 18,3ºC y sólo estuvieron siete días por debajo de los 10ºC. Si unimos estos datos a las elevadas temperaturas mínimas para la época, con sólo ocho días de heladas débiles, que dejaron la media mensual por encima de los cero grados, se entiende que diciembre fuera atípico comparado con sus homónimos más fríos de las últimas décadas.   
Tantas jornadas soleadas que se disfrutaron durante la mayor parte de diciembre tuvieron como contrapartida la escasez de precipitaciones, hasta el punto de sumar en la capital de la provincia un total de ocho litros por metro cuadrado, repartidos en cinco días exclusivamente, cuando la media normal recogida por el Observatorio Meteorológico de Ávila desde 1981 se halla establecida en cuarenta y dos litros.
La situación climatológica de Ávila fue similar en el resto de la provincia, siempre teniendo en cuenta las diferencias habituales entre el norte y el sur territorial. De este modo, durante las primeras jornadas de diciembre se superaron los 20ºC en el Valle del Tiétar y estuvieron cerca de ellos en otros puntos, aunque fue muy inusual y sorprendente que en el Puerto El Pico se alcanzasen las temperaturas máximas de Castilla y León durante los tres primeros días del mes, lo que no fue obstáculo para descender hasta los 8,1º bajo cero al finalizar diciembre, siendo así también récord de la Comunidad en estos valores.  
Por lo que se refiere a las precipitaciones, de acuerdo con lo antes indicado, sólo fueron relativamente llamativas en Candeleda, al superar los 50 litros por metro cuadrado, porque en el resto de la provincia fueron muy escasas, incluso en el Puerto El Pico, donde apenas sumaron los registros mensuales 23 litros, quedándose por debajo de los cinco litros en El Barco de Ávila y pocos más en el resto de comarcas, lo que hizo que la capital fuera de las más castigadas por la sequía, aunque en ningún sitio vieran llover más allá de cinco días alternos.
Más llamativas fueron las fuertes rachas esporádicas de viento en toda la provincia, que se movieron entre los sesenta y noventa kilómetros por hora, generalmente acompañando a nubes bajas con escasa precipitación; como lo fueron las persistentes nieblas en la Moraña, algo que, por otra parte, es muy habitual en esta temporada del año.