Aparicio reclama gobiernos que apoyen la economía local

SPC
-
El presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León, Santiago Aparicio (I), charla con el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, Antonio Garamendi (D) - Foto: Ical

El presidente de Cecale pone de manifiesto la necesidad de un Gobierno por el Diálogo Social de Castilla y León

El presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), Santiago Aparicio, afirmó hoy en Burgos que es “imprescindible” un gobierno “estable” que dé “certidumbre y apoye la economía global”. En este sentido, Aparicio afirmó que este gobierno debería incluso “revertir la desaceleración”, puesto que la economía y el PIB crecen a un ritmo “cada vez menor”.

Santiago Aparicio asistió hoy a la capital burgalesa, con motivo de la celebración de la entrega de los Premios Cecale de Oro 2018, que tuvieron lugar en Cultural Cordón. El acto premió hoy a nueve empresas y empresarios de Castilla y León, por ser un “ejemplo activo de compromiso y dedicación empresarial en el sector o actividad que desarrollan”.

Durante su discurso, el presidente de la Confederación regional destacó la necesidad de un Gobieno que apueste por el Diálogo Social de Castilla y León, “un modelo de concertación social que ha sido tomado como el mejor ejemplo de negociación entre patronal, sindicatos y Gobierno por la Organización Internacional del Trabajo”, y “todo un ejemplo a nivel mundial”, aseveró.

En este sentido, recordó que si la propia Confederación ha sido capaz de “hablar y negociar con todos por el bien común”, están convencidos de que “esa voluntad política de seguir construyendo a favor de todos y de seguir haciendo de Castilla y León un referente de concertación, seguirá”, aseguró. “Tenemos todos los ingredientes para lograr que Castilla y León sea un foco de atracción de talento y de inversión”, afirmó, por lo que “se puede crear un marco para que la Comunidad sea lo suficientemente atractiva para que los jóvenes se lancen a la actividad empresarial”, añadió.

En relación a esto, el presidente subrayó la importancia de atraer a jóvenes y empresas a la región, lo cual calificó de “necesidad imperiosa”. “Esta Comunidad sufre una crisis demográfica sin parangón”, dijo, lo que supone una “ gravísima pérdida de oportunidades socioeconómicas”, donde las Pymes son las que “dinamizan el territorio y son las que más difícil lo tienen para sobrevivir”, dijo.

Asimismo quiso mandar un mensaje de positividad, afirmando que “el empresario es el caballo que tira de la economía”, por lo que confía plenamente en Castilla y León como una “tierra emprendedora”, y añadió que se pude trabajar por ella para que “sea un referente para inversores y vencer los peligros que acechan, trabajando con una estrategia conjunta que sirva para cortar el tallo, y así atajar el paso de los que no cejan en su empeño de asfixiar la actividad empresarial de Castilla y León”, concluyó.

Por otro lado, recordó que la historia de un empresario es una “historia de riesgo”, y de “ver oportunidades en cada dificultad”, razón por la que su lema para esta XXVI edición de los premios es ‘La semilla del éxito’. Durante su discurso hizo mención a algunos datos, como que por ejemplo la contribución tributaria total que pagan las empresas, en España, es “superior a la media de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y de la Unión Europea (UE), con un 47 por ciento de los beneficios, frente a una media del 40,3 por ciento de la OCDE y del 39,3 por ciento de la UE.

De igual manera ocurre con las cotizaciones a la Seguridad Social por parte de las empresas, “considerablemente superiores a la media de la Unión Europea y que suponen un impuesto directo sobre el empleo”, señaló. “Una presión fiscal injustificada que mina la competitividad de las empresas y ralentiza el crecimiento económico, además de ser un lastre para el empleo”, aseveró, tal y como insisten desde sus organizaciones.

Motivo por el cual indicó que se debe dar la “vuelta a esta situación” y hacer ver que la contribución de las empresas puede utilizarse como “un elemento a favor de una discriminación positiva: se debería crear un sistema de incentivos fiscales a la inversión para generar empleo, más aún en un escenario de desaceleración económica y de galopante despoblación”, manifestó.