scorecardresearch

«La identidad sexual no se basa en características físicas»

M.M.G.
-

Los padres y madres con un hijo transexual cuentan ya en Ávila con el apoyo de la Asociación Euforia Familias Trans-aliadas, que impulsan desde hace tiempo nuestras dos protagonistas de hoy: Isabel Martín y Vicky Bau

«La identidad sexual no se basa en características físicas»

Nuestras protagonistas de hoy se llaman Isabel Martín (Ávila, 1975) y Vicky Bau (ElTiemblo, 1972). Pero podrían llamarse de cualquier otra manera. Tantas como mujeres y hombres que un día tienen un hijo y con el paso del tiempo (poco tiempo) contemplan cómo las expectativas que tenían puestas en la experiencia dan un giro de 180 grados.

Porque Vicky e Isabel descubrieron un día que sus hijos eran «peques trans»: niños «cuya identidad sexual no coincide con la asignada al nacer». Y emprendieron entonces una lucha que les ha llevado ahora a poner en marcha en Ávila Euforia Familias Trans-aliadas, la asociación que, al igual que la que ya existía a nivel nacional, trabaja por defender los derechos de estos pequeños y que ahora centra buena parte de sus energías en el borrador que el Gobierno quiere llevar al Consejo de Ministros y que elimina el derecho a que se reconozca la identidad de estos niños en sus documentos antes de los 14 años.

Llegan a nuestra cita luciendo en sus blusas la bandera trans: blanco, azul y rosa para dar visibilidad a una realidad quizá no del todo conocida. Y por eso luchan. Para dar a conocer la realidad de unos niños que, defienden a capa y espada, no tienen por qué pasar en soledad y con dolor lo que, en su día, ya pasaron las personas transexuales que ahora cuentan con 40, 50 o 60 años, por ejemplo.

«La identidad sexual no se basa en las características físicas, es un proceso más amplio», comienza a hablar Isabel, representante en Ávila de Euforia Familias Trans-aliadas. «Sí, los genitales no definen quienes somos. Ser hombre o mujer es algo más que unos geniales», apunta en este sentido Vicky. Ambas sientan así las bases de una realidad con muchas vertientes: social, familiar y legal, entre otras.

 

¿Qué es lo primero que le viene a la cabeza sobre Ávila?

V: Ávila es el lugar donde realice mis estudios universitarios, que me llevaron a una profesión en la cual me siento plenamente realizada. 

I: Entorno de cercanía, amistad, familia, sensación de comunidad, ayuda mutua.

¿Qué es lo que más le gusta de vivir en Ávila?

V: Ávila, para mí, es un lugar de encuentro, de compartir vivencias, de aunar esfuerzos, una lucha por una causa justa, una meta…. 

I:  Su calidad de vida, la sensación de seguridad en las calles y dar un paseo por el rastro mirando el horizonte.

¿Y lo que menos le gusta?

V: A veces asocio la ciudad a citas médicas, Hospital, urgencias…

I:  Que haya jóvenes y adultos que tengan que irse para hacer estudios o encontrar empleo.

Un lugar para perderse. 

V: Es difícil. Ávila es una ciudad con mucho encanto, cualquier lugar del casco histórico sería perfecto para poder evadirse, quizá El Paseo del Rastro al atardecer con la puesta de sol...

I:  El parque de la Viña.

Un recuerdo de la infancia.

V: Al pasar en el coche con mi familia por la muralla me recuerdo pegada al cristal de la ventanilla imaginando mil aventuras de otra época.

I: Cuando bajaba la cuesta, por debajo del paseo del Rastro largo, para ir a la granja a ver a mi abuelo Gregorio Sáez a pasar el día jugando. 

Un personaje abulense que le haya marcado.

V: Carlos Reviejo. Me permite con sus poemas y cuentos disfrutar y deleitar a mis peques en el

aula, fue mi maestro en la EGB, un ejemplo docente a seguir y además es mi tío.  

I: Santa Teresa, porque vivió en una época en que la mujer era invisible para la sociedad civil y para la Iglesia católica, y ella fue libre y se expuso llevando su mensaje para visibilizar y dar dignidad a quienes no la tenían.

El mayor cambio que necesita Ávila es...

V: Transformación industrial que genere puestos de trabajo para que la juventud abulense no tenga que dejar Ávila en busca de empleo.. 

I: Por un lado tener una red de comunicaciones con otras ciudades. También lugares de ocio saludable infantil, cubiertos para el invierno y gratuitos.

¿Qué tiene que mantener?

V: Supongo que es difícil que una ciudad crezca industrialmente y a la vez seguir manteniendo el encanto de ciudad accesible, cercana, hermosa… 

I:  El estupendo tapeo, los comercios tradicionales, y las actividades de cultura como el teatro, la magia, el circo…todo ello alrededor del casco histórico.

¿Qué le parece Ávila hoy?

V: Una ciudad que está intentando crecer en progreso y modernidad.

I:  Una ciudad muy agradable, bonita, en la que hay buena gente y en la que, desde la cercanía y el conocimiento, las diferencias son respetadas.

¿Cómo ve Ávila en el futuro?

V: Una ciudad acogedora, tolerante, atractiva para echar raíces, ocio, cultura, empleo.

I. Una ciudad muy trans- positiva, en la que siempre cada persona pueda desarrollar su personalidad de modo libre y con dignidad, sin sentir ningún tipo de presión social o rechazo, en la que no haya estereotipos de género diferentes para hombrey mujer, que se tenga acceso a la cultura y al empleo fácilmente.

¿Qué puede aportar usted a Ávila?

V: Espero contribuir a que Ávila sea una ciudad más tolerante, abierta a la realidad de la diversidad sexual, que existe y no se puede obviar. Aquellas ciudades que sacan provecho de la diversidad humana crecen en valores, cultura, conocimiento, libertad…

I: Como madre de una niña trans, soy más libre, más valiente gracias a ella veo más allá de las apariencias, solo me importa la esencia de las personas quiero visibilizar la infancia y juventud trans para extender esa libertad y esa valentía a todas las personas abulenses en la ciudad.

Lea la entrevista completa en al edición impresa.