Las ventas de vehículos a gasolina se disparan un 26,9%

ICAL
-
Las ventas de vehículos a gasolina se disparan un 26,9% - Foto: Belén González

El precio medio de los gasolina crece un 5,2% el año pasado impulsado por la demanda, frente a una subida de los diésel del 0,2%

La transición energética que Teresa Ribera encabezó con el cambio de gobierno a mediados del año pasado, y el anunció en su arranque como ministra del incremento de la presión fiscal sobre el diésel y su sentencia a este combustible provocó un cambio del mercado de turismos radical el año pasado en la Castilla y León y en España.

Las ventas de vehículos de gasolina crecieron en la Comunidad un 26,9 por ciento, mientras que los diésel se desplomaron un 21,6 por ciento, según los datos publicados esta semana por la Agencia Tributaria, recogidos por Ical.

El informe indica que si en 2017 se comercializaron en la Comunidad, 22.108 vehículos diésel, frente a 20.011 de gasolina; el año pasado el mercado tornó por primera vez, y se vendieron sólo 17.324 de gasóleo, frente a 25.386 de gasolina, es decir, 8.062 más.

La tendencia registrada en la Comunidad y el cambio de signo del mercado por primera vez en décadas, fue similar a la de España, donde las ventas de diésel mermaron un 16,2 por ciento, mientras que los gasolina se dispararon un 33,5 por ciento. En términos absolutos, los diésel pasaron de las 677.379 unidades de 2017 a las 567.458 de 2018; mientras que los gasolina se elevaron desde los 595.520 vehículos a los 794.929 del año pasado.

El mercado global en Castilla y León el año pasado sumó la matriculación de 42.710 vehículos, con un tímido avance del 1,4 por ciento, mientras que en España, se vendieron 1,27 millones, que representan un alza del siete por ciento.

Los mensajes que lanzan las autoridades calan en la sociedad y marcan las pautas de comportamiento de los ciudadanos. El Ministerio de Ribera también anunció en noviembre, que a partir de 2040 no se podrá vender o matricular vehículos de combustión, con un efecto inmediato sobre el mercado, que quedó paralizado.

Las matriculaciones de turismos cayeron en enero en Castilla y León un 10,3 por ciento con relación a 2018, hasta las 2.798 unidades, porque la incertidumbre generada retrasa las decisiones de compra, y el sector advierte de que la demanda se seguirá debilitando. Las patronales del automóvil prevén un estancamiento de las matriculaciones en el año en curso. La consejera de Economía y Hacienda de la Junta, Pilar del Olmo, ha sido muy crítica siempre con estos anuncios ante el impacto que pudieran tener sobre una industria esencial para Castilla y León, como es la automoción.

Emisiones y precio medio

Las cifras que facilita la Agencia Tributaria ponen de relieve un aumento del nivel de emisiones de CO2 de los vehículos que se matricularon el año pasado en la Comunidad, desde los 120 gramos por kilómetro de 2017, a los 122 en 2018. Los vehículos diésel empeoraron desde los 199 a los 123; mientas que los gasolina pasaron de los 120 a los 122. En el conjunto nacional las emisiones para todos los vehículos se situaron en 119 gramos de CO2 por kilómetro.

En cuanto al precio medio por vehículo adquirido, sin el Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte (IEDMT), la media se situó en la comunidad, en los 17.115 euros, con una subida del 0,2 por ciento respecto a 2017, frente a los 16.872 en España, donde se encarecieron un 0,5 por ciento.

El aumento de la demanda provocó que los gasolina costasen de media en Castilla y León, 15.900 euros, con un alza del 5,2 por ciento, mientras que los diésel, con 18.896 euros, solo se encarecieron dos décimas. En España, los gasolina costaron de media 15.139 euros y los diésel, 19.300, con subidas del 5,2 y del 2,1 por ciento, respectivamente.

Cilindrada

El informe de la Agencia Tributaria concreta también que el año pasado se vendieron en Castilla y León mayoritariamente vehículos con entre 1.400 y 1.600 centímetros cúbicos de cilindrada, con 13.169 unidades matriculadas, seguidos por los 12.274 vehículos de menos de 1.200 centímetros cúbicos. Asimismo, se contabilizaron 9.047 vehículos de entre 1.600 y 2.000 centímetros cúbicos; 4.732 de entre 1.200 y 1.400; 2.092 de entre 2.000 y 2.500; y 1.396 de más de 2.500 o más.