Cae la financiación del ICO a empresas a la mitad

ICAL
-
Cae la financiación del ICO a empresas a la mitad - Foto: Diario de Á?vila Lola Ortiz

El ICO financió 2.200 operaciones empresariales de Castilla y León el pasado año por 100 millones de euros

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) aprobó una financiación por 100,5 millones de euros a través de sus líneas de intermediación, para un total de 2.199 proyectos empresariales en Castilla y León, a lo largo de 2018, lo que supone que las cuantías aportadas por el organismo descendieron un 62,3 por ciento respecto al año anterior; y que el número de operaciones apoyadas se redujo un 47 por ciento.

La facilidad de acceso al crédito ha provocado un descenso constante en los últimos ejercicios en la utilización de las líneas del ICO por parte del tejido empresarial en Castilla y León, desde el máximo histórico de 2014, cuando el organismo financió casi 16.000 operaciones en la Comunidad con fondos superiores a los 1.000 millones de euros.

Los datos recopilados por Ical indican que la línea que asumió el grueso de los apoyos a lo largo del año pasado fue la de empresas y emprendedores, con 1.981 operaciones por 89 millones de euros. En este sentido, en relación a 2017, los apoyos se redujeron un 64 por ciento, mientras que el número de proyectos cayó un 44,7 por ciento.

En cuanto a las líneas de salida al exterior, la de internacional sumó 1,25 millones de euros para tres proyectos, cuando el año anterior los apoyos ascendieron a 1,72 millones para el mismo número de operaciones. Asimismo, la línea de exportadores fue demandada para 152 operaciones, por 9,13 millones de euros, cuando en 2017 permitió 448 proyectos por 15,4 millones.

Por último, la línea de crédito comercial fue a parar a 63 operaciones, por 1,14 millones de euros; por debajo también de las 117 operaciones financiadas en 2017, con un volumen de apoyo de 1,75 millones de euros.

Aportar valor añadido

Fuentes del ICO explicaron a Ical que el descenso de las operaciones responde a que las entidades financieras han normalizado su oferta de crédito y las empresas disponen de mayor liquidez. En este sentido, desde el instituto incidieron en que centraron su estrategia en aportar valor añadido a la financiación empresarial, apoyando actividades que sostengan el crecimiento económico, la creación de empleo y el posicionamiento de las empresas en el exterior.

Las autonomías más activas en préstamos ICO fueron Cataluña, donde se distribuyó el 18 por ciento del total, seguida de Galicia (12 por ciento), Andalucía (10,4 por ciento), la Comunidad Valenciana (10,3 por ciento) y Madrid (9,3 por ciento).

Provincias

Por provincias, el volumen de apoyos del ICO mermó respecto al año anterior, en Segovia (5,2 millones de euros), un 80,5 por ciento; en Burgos (8,6 millones), un 70,9 por ciento; en Soria (3,2 millones), un 70,2 por ciento; en Palencia (6,4) y Valladolid (17,9), un 68 por ciento, en cada caso; en Ávila (4,5), un 58,7 por ciento; en Salamanca (18,1), un 58, por ciento; en León (30,1), un 49,1 por ciento, y en Zamora (6,6), un 37,2 por ciento.

En cuanto al número de operaciones, sólo aumentaron ligeramente en Zamora, con 182, una más que en 2017; mientras que descendieron en Burgos (139), un 70,7 por ciento; en Valladolid (385), un 66,2 por ciento; en Segovia (94), un 65,1 por ciento; en Ávila (117), un 51 por ciento; en Salamanca (335), un 44,1 por ciento; en Soria (90), un 43 por ciento; en Palencia (140), un 42,6 por ciento; y en León (717), un 15,1 por ciento.

Cifras globales

En términos globales, las Líneas ICO financiaron más de 41.440 operaciones por importe aproximado de 2.500 millones de euros en 2018. Desde el instituto incidieron en la “gran capilaridad” de estos apoyos empresariales.

Así, del total de la financiación y operaciones realizadas en 2018, más de 1.600 millones de euros fueron distribuidos en créditos suscritos por empresas con menos de 50 trabajadores. El número de préstamos concedidos a empresas de menos de diez empleados representó el 65 por ciento del total de operaciones, y si se tiene en cuenta a las empresas de hasta 50 empleados, el porcentaje se eleva hasta más del 90 por ciento.

No obstante, las Líneas de Mediación ICO también fueron de utilidad para empresas de entre 50 y 250 trabajadores. Este tipo de actividades formalizaron el diez por ciento de las operaciones realizadas en 2018, por un importe superior a 700 millones de euros.

Las mismas fuentes recalcaron que el 41,5 por ciento del total de préstamos dispuestos en 2018 correspondieron a las líneas destinadas a impulsar tanto la actividad exportadora de las empresas como su internacionalización.

Mejoras en 2019

Las Líneas ICO financian la actividad de autónomos, pymes, empresas y emprendedores tanto en España (Línea ICO Empresas y Emprendedores, Línea ICO Crédito Comercial) como en el exterior (Línea ICO Internacional, Línea ICO Exportadores, Línea ICO Canal Internacional). Las líneas este año presentan mejoras en sus condiciones para adaptarse de una forma más eficiente a las necesidades de financiación de las empresas, según informaron desde el instituto.

Así, las Líneas ICO 2019 financian actividades empresariales –tanto inversión como liquidez- en plazos comprendidos entre uno y 20 años. Se amplían los períodos de carencia al cliente para las operaciones formalizadas a un plazo superior a diez años, ofreciendo la opción de tres años de carencia del capital. De esta forma se permite a las empresas una mayor adecuación de los plazos de financiación a sus planes comerciales y de expansión. Se implantan medidas para simplificar la tramitación, los procedimientos y la gestión de las operaciones. Por lo que respecta a los procesos de control y verificación de las Líneas ICO, se introducen mejoras y se evoluciona hacia modelos alineados con homólogos europeos.

Se mantienen líneas especializadas, entre otras, la Línea ICO-Sociedad de Garantía Recíproca que completan la oferta de productos. Con todas estas mejoras el ICO flexibiliza y adapta las características de sus Líneas a las necesidades financieras de las empresas y autónomos para favorecer su crecimiento, actividad e inversiones en España y su internacionalización en terceros mercados.