Tudanca: "Prefiero centrar esfuerzos en forjar un acuerdo"

Ical
-

El líder socialista pide revisar el pacto industrial de la anterior legislatura y descarta una moción de censura

Luis Tudanca. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Cuando se cumple un año desde su histórica victoria electoral y superada la frustración por unos «pactos obscenos» de reparto de instituciones por PP-Cs, Luis Tudanca aparca la crítica y se centra en lo que les une, en la lealtad a la Junta y en la negociación para llegar cuanto antes a un gran pacto de comunidad. El líder socialista recalca que no está sobre la mesa la presentación de una moción de censura, sino que sus esfuerzos se centran en buscar soluciones para los que peor lo están pasando. En una entrevista a Ical, contrapone la respuesta del Gobierno de Pedro Sánchez y las «cantidades mareantes» de fondos a percibir por la Comunidad mientras no ha llegado «ni un euro de ayudas de la Junta a los bolsillos de los ciudadanos».
Tudanca hace balance de este primer año de gobierno de coalición en Castilla y León como «la traición de una esperanza histórica». «No esperaba otra cosa que lo que han hecho, seguir con un proyecto agotado. No ha habido un cambio sustancial. Es la misma política del PP de los últimos 35 años, que nos ha llevado a los peores datos de despoblación, con enormes desequilibrios y los jóvenes que se marchan», recalca.
Respecto a la gestión de la pandemia por parte del Gobierno de la Comunidad considera que se han cometido errores por parte de todos, pero prefiere centrarse en las propuestas y en la colaboración leal, porque ya «habrá que exigir responsabilidades cuando toque». «Hoy prefiero centrar mis esfuerzos en forjar un gran acuerdo para la reconstrucción de nuestra tierra. No voy a utilizar nunca esta pandemia para desestabilizar el Gobierno de mi tierra. No es el que yo quería, pero es el que tenemos y al que hay que ayudar porque así estaremos ayudando a Castilla y León», sentencia.
Considera que Castilla y León debe ejercer «de manera decidida, autónoma y ambiciosa sus competencias», ya que si él hubiera estado en la Junta en estos momentos apostaría por un modelo de Comunidad «diferente». «Me parece que necesitamos ambición y hacer reformas estructurales. Algunas de las cosas de esta crisis vienen de políticas adoptadas en el pasado. Durante la pandemia, hemos puesto encima de la mesa todo lo que hubiéramos hecho. El primer plan era de 3.000 millones públicos para proteger a los trabajadores, los servicios sociales públicos y a los ayuntamientos», asegura Tudanca, que ha echado de menos que «mientras el Gobierno estaba poniendo todo de su parte con recursos y fondos extraordinarios e inéditos en la historia de España, la Junta se limitaba a pedir».
El líder socialista ve «fundamental» que den ejemplo de pacto y de acuerdo en estos momentos, pero reconoce que su partido tiene líneas rojas. De momento está dispuesto a hablar de todo y ver hasta dónde son capaces de llegar, aunque confía en que dentro de las negociaciones para el pacto de reconstrucción de la Comunidad se tenga en cuenta su plan de 3.000 millones adicionales.
Presupuestos

Tudanca se muestra prudente y quiere ir avanzando paso a paso en el pacto: «Hay cosas que debemos ser capaces de hacer ya, de forma inmediata, porque son urgencias sociales y económicas; tenemos que poner en marcha ya medidas para algunos colectivos, para el sistema sanitario, para el sistema residencial, de forma inmediata. Habrá cosas de más recorrido, que van a requerir no solo un debate más profundo de los grupos políticos, sino también de la participación de otros sectores, del Diálogo Social, de las organizaciones sociales, las cámaras de comercio y otros sectores, pero hay cosas que hay que poner en marcha ya». De momento no se plantea la posibilidad de ampliar dicho pacto a temas como los presupuestos. Uno de los asuntos que sí considera que no debe quedar aparcado es el pacto industrial que alcanzaron la pasada legislatura y que cree que se debe revisar para afrontar la nueva situación.
Respecto a una moción de censura, el líder socialista tiene claro que no es el momento. «Me parecería irresponsable que en un momento en el que está muriendo la gente; en el que nuestros profesionales sanitarios están jugándose la salud y la vida por protegernos; en el que hay tanta gente pasándolo mal porque no sabe que va a ser de su futuro personal, familiar, laboral, y en el que están cerrando empresas, negocios, autónomos, estar pensando en desestabilizar y cambiar un gobierno. De verdad, no he pensado en ello ni un segundo desde que empezó esta crisis», afirma.
También valora el clima de acuerdo que es posible en Castilla y León: «Me parece que hay una actitud irresponsable del PP en muchas comunidades, contaminada por la estrategia enloquecida de Pablo Casado, pero aquí evidentemente si somos capaces de llegar a un acuerdo será voluntad y mérito de todos. Estoy tratando desde mi responsabilidad de ponerlo fácil y estoy encontrando la receptividad de todos los demás».