Al pasado, en el Expreso de La Cañada

M.M.G.
-

Cerca de 250 personas disfrutaron de los viajes realizados por el tren histórico de los años 5o que trajo a Ávila la Asociaciónde Amigos del Ferrocarril de Madrid

Al pasado, en el Expreso de La Cañada

Como si el tiempo se hubiera detenido en los años 50. O, mejor aún, como si las preciosas locomotoras que descansaban en los andenes  hubieran viajado en el tiempo y, al salir de un túnel, hubieran llegado a esa década. 
Así aparecía este domingo por la tarde la estación de ferrocarril de Ávila, adonde arribaron los miembros de la Asociación de Amigos el Ferrocarril de Madrid a lomos de un precioso tren histórico compuesto por dos locomotoras de la serie 3.100 de los años 60 y cuatro vagones o coches de viajeros de las series 5.000 y 6.000.
De color verde oscuro, cruzar las puertas de esos coches era lo más parecido a viajar en el tiempo, al poder sentir en primera persona cómo era viajar en sus compartimentos, espaciosos, adornados con cuadros y, aparentemente, cómodos. Sin aire acondicionado, eso sí, porque en la época no existía, pero con ventanillas que invitaban a ser bajadas para disfrutar del paisaje en marcha con el viento en la cara.
Ayer, unas 250 personas pudieron disfrutar de alguno de los varios viajes que el convoy realizó durante la jornada.
El primero de ellos, el que le trajo desde Madrid, con unos 120 viajeros («Habíamos vendido 160 billetes pero finalmente la cifra ha sido ésta, quizá por el calor», explicaba a Diario de Ávila Víctor Lorente, vocal de la Asociación de Amigos delFerrocarril de Madrid; y los siguientes, los que llevaron de ida y vuelta al tren a Arévalo para que fueran los abulenses los que pudieran disfrutar de la experiencia. En este caso, fueron 130 los que compraron ese ticket al pasado.
El tren que ayer recalcó en Ávila no es otro que el Tren de Felipe II, el que, gestionado por Alsa recorre la distancia que separa las localidades de Madrid y El Escorial. «Este tren pertenece a la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Venta de Baños, en Palencia», nos apuntaba Lorente, «y Alsa los ha subcontratado para ese recorrido».


Las más vistas