Más de 2.000 personas claman en defensa de la educación pública

Beatriz Mas
-

La manifestación, que fue desde la plaza de Santa Teresa a la Subdelegación del Gobierno, terminó con la lectura de un manifiesto para mostrar la «indignación» contra los recortes

Manifestación por la educación pública. - Foto: Antonio Bartolomé

Más de  2.000 personas (unas 1.150 según fuentes policiales) salieron a la calle en contra de los recortes y en defensa de la educación pública. Lo hicieron en una manifestación que partió poco después de las 20,00 horas de la plaza de Santa Teresa y que terminó frente a la Subdelegación del Gobierno donde se leyó el  manifiesto de los sindicatos convocantes, CSI·F, Stecyl, Anpe, UGT y CCOO.
En este manifiesto se habló de «indignación» por la reducción presupuestaria, junto con las decisiones que supondrán que «las aulas pueden volver a masificarse». A esto añadieron el hecho de que no se cubran las ausencias del profesorado durante las dos primeras semanas de baja laboral o la no implantación de los ciclos actualizados de 2.000 horas.
Tampoco se olvidaron de las condiciones laborales de los docentes y el resto de personal con recortes retributivos o el aumento de la jornada laboral.
Manifestación por la educación pública.Manifestación por la educación pública. - Foto: Antonio Bartolomé La manifestación puso fin a una jornada de huelga con la que los sindicatos querían clamar contra el Gobierno ante la aprobación del decreto de medidas de educación, lo que además hicieron durante el recorrido con las pancartas y los lemas que se entonaron.
Entre estas pancartas se veían frases como ‘Contra los recortes y en defensa del servicio público educativo’, ‘La enseñanza no se vende, se defiende’ o ‘Un maestro luchando, también está enseñando’, mientras que los lemas cantaron ‘Un bote, dos botes, privado el que no bote’ o ‘Menos recortes, más educación’.
Todo ello estuvo acompañado de representantes de los sindicantes convocantes que, poco antes de comenzar la protesta volvieron  a insistir en los aspectos negativos de los recortes y en la necesidad de que los cambios se hagan de forma negociada.