Otra 'pretemporada' en el mes de enero

A.S.G.
-
Otra ‘pretemporada’ en el mes de enero

La Cultural Deportiva Cebrereña y el Real Ávila regresan esta semana a los entrenamientos en un 2019 en el que el primer partido del curso no llegará hasta el 12-13 de enero

Vuelta al trabajo para la Cultural Deportiva Cebrereña y Real Ávila. Si los primeros lo hacían en la tarde del miércoles, los segundos en la tarde del jueves.No hay prisas.Al menos en cuanto al calendario se refiere. Porque este año el grupo VIII de Tercera División, ya en manos a todos los efectos de la Real Federación Española de Fútbol tras quedarse con su gestión en detrimento de la Federación de Castilla y León de Fútbol, se ha tomado unas ‘largas’ vacaciones. Porque no será hasta el fin de semana del 12-13 de enero cuando la competición se retome con el primer partido del 2019 y el primero de la segunda vuelta. Fechas poco habituales en una competición que solía ‘madrugar’ con el inicio del año. Un 2 de enero de 2011 el Real Ávila de José ManuelManzano se medía a la Arandina mientras que la Cebrereña de Luis Ortega visitaba al Aguilar. Entre las prisas de 2011 y la pausa de 2019, lo habitual de 2018, cuando la competición se retomó un 6 de enero. No hay mal que por bien no venga. Enero puede ser un buen momento para una pequeña pretemporada. Toca recargar las pilas.    
Volvió al trabajo este miércoles la CulturalDeportiva Cebrereña de Pepe García.Lo hace con deberes importantes, con el esperado regreso de Chino Zapatera, «un jugador importante para nosotros» siempre ha reconocido el entrenador abulense, y con la incorporación de Antonio de Miguel, un jugador que puede desenvolverse como central o lateral.  Vuelven los de ElMancho Ángel Sastre al trabajo con los deberes de la permanencia. Están fuera de los puestos de descenso, aunque con apenas 12 puntos en el casillero. «Esperamos que en la segunda vuelta el equipo crezca» señalaba antes de las vacaciones Pepe García. Siempre han sido las segundas fases mejores que las primeras para el equipo de Cebreros. Ya en la 2013-14 el equipo llegó a diciembre con 12 puntos y cerró el curso con 42 para ratificar su primera permanencia en la categoría. «Necesitamos estar a tope» señalaba en su momento el técnico abulense ante el regreso del equipo a los entrenos.
Misma exigencia aunque con distinto objetivo para el Real Ávila, que podría reforzarse en el mercado de invierno. Aunque en los despachos del club tienen muy claro que antes de entrar deben salir. Y a la espera de lo que pueda pasar los próximos días, los de Jonathan Prado regresan este jueves al trabajo. Lo hacen en quinta posición, metidos en la pelea por los playoffs y conscientes de que en la segunda vuelta deberán mejorar los registros de la primera.