Likina, una campeona etíope 'adoptada' por Peguerinos

A.S.G.
-

La fondista, con licencia por Ávila desde el pasado mes de enero, llegó a la localidad abulense buscando altura y naturaleza para entrenar

Likina, una campeona etíope ‘adoptada’ por Peguerinos

El atletismo y el corazón la llevaron a Peguerinos, una pequeña localidad abulense de apenas 270 habitantes cercana a Guadarrama. Y entre todos ellos vive desde hace un tiempo una firme promesa del atletismo, la joven etíope Likina Amebaw (22 años). Llegó buscando su altitud, sus 1.351 metros desde los que seguir progresando. Y lo hizo de la mano de Alberto García Pérez, su pareja, su mánager y su entrenador, con el que ahora vuelve al trabajo diario después del confinamiento. Lo hace con un claro objetivo, ser una de las mejores fondistas del Mundo. Condiciones tiene. Los resultados la avalan. Gijón, Sevilla o Puerto Sagunto, donde fue la primera fémina en atravesar la línea de meta en un Campeonato de España de Medio Maratón del que se hubiera colgado la medalla de oro de no haber sido por su nacionalidad, Etiopía, así lo acreditan. Etíope de nacimiento, aunque de sentimiento una peguera más, una localidad en la que ha encontrado su sitio, como ya hiciera en su día Fidaku Bekele. Algo tendrá Peguerinos, a la que ya siente como propia.
 No ha sido un camino sencillo, pero siempre protagonizado por el atletismo, una disciplina a la que llegó en el colegio y que le ha llevado ahora a Peguerinos, donde suma kilómetros junto a Alberto García, representante de otros atletas abulenses como Diego Jiménez o Luis Miguel Sánchez Blanco. Los bosques y caminos de la Sierra de Guadarrama, la altitud, los amplios espacios naturales «donde curtir sus piernas» explica Alberto García, la permiten gozar de la tranquilidad que un fondista de elite necesita. Correr entre el ganado, como lo hacía en Sendafa, pisar a cada zancada las ramas de árboles como ocurría en el Monte Entoto o endurecer las piernas sobre las pistas de tierra, como lo hubiera hecho sobre el terreno arenoso de Kality, la permiten seguir entrenando como lo hacía en su tierra, en sus orígenes. «El sistema puede parecer rudimentario pero es el más efectivo» señala Alberto García Pérez.
Aunque viste los colores del Club de Atletismo Albacete - Diputación, desde enero de 2020 corre bajo licencia de Ávila. La estrenó en el Campeonato de España de Media Maratón de Puerto Sagunto. Primera fémina absoluta con 1h.12’’. De no haber sido extranjera hubiera subido a lo más alto del podio a colgarse la medalla.    
Comenzó con fuerza un 2020 en el que se vio todo frenado por el COVID-19. «Lo primero es la salud» valora Alberto García. Con trabajo la forma física volverá. Incluso el parón puede ser un buen aliado para recuperar el organismo ante la exigente competición. Ahora ha llegado el momento de empezar de nuevo a sumar kilómetros en su Peguerinos de adopción. Con el sueño de superar a sus ídolos se ataca cada mañana las zapatillas cuando el sol comienza a salir sobre el pantano de la Aceña. Su rutina, su trabajo diario y su sueño. Espera el apoyo de una marca y un sponsor que la apoye en su vuelta a la actividad, aún sin fecha pero a buen seguro un momento deseado por todos los atletas, deseosos de volver a verse ante el cronómetro.  
Sueña con llegar lejos una joven atleta que nacía en el seno de una familia numerosa –cuarta de siete hermanos– hace 22 años en Debremarkos, capital de la provincia de Gojjam, en la región de Amhara, la segunda más poblada de Etiopía, una ciudad donde el atletismo lleva el nombre del maratoniano Mosinet Geremew. Quizás en un futuro sea el suyo, aunque la queda mucho por delante, como mucho lleva ya por detrás. No es una familia de atletas, pero Likina quiso apostar por el deporte, por el atletismo, como el camino en su vida. Su talento no pasó desapercibido por la Selección de Etiopía, que la incorporó a sus filas. El deporte le abría una oportunidad de futuro. Llegarían los años en Addis Abeba, capital y epicentro del atletismo en Etiopía, los fichajes por clubes como el Comercial Bank o el Federal Police, los entrenamientos con Solomon Tsige y las duras sesiones desde las 4 de la mañana, cuando el despertador anunciaba una nueva jornada. De Etiopía a Peguerinos, día a día, sigue calzando las zapatillas como el primero por un sueño.

Un cambio clave de los 42 a los 21 kilómetros de la media

Comenzó Likina en el campo a través. Tercera en el Júnior de Etiopía, se quedó sin poder disputar el Campeonato del Mundo en China (2015) por problemas con el pasaporte. Abandonaría la pista y el cross por las carreras de ruta. Demasiados kilómetros para sus jóvenes piernas y con ello las lesiones. Fue Alberto García la que la recondujo a la media. Los resultados no tardaron en llegar.  Se estrenaría con la Media Maratón de Sevilla 2019, su primera prueba en España. Segunda y 1h.12’’. Se impondría en la Media Maratón de Almería y pulverizaría el récord de la Media Maratón de Gijón con 1h.11’30’’. Todo ello lastrada por una lesión en la pierna que no acabaría de irse. El parón del confinamiento puede haber sido incluso positivo.