Un vestuario con un «mismo idioma»

A.S.G.
-

José Antonio Sánchez, entrenador del Ávila Auténtica, se queda con el buen sabor de boca del trabajo realizado con el equipo

Un vestuario con un «mismo idioma» - Foto: David Castro

Con sentimientos encontrados, los propios de quien ha realizado durante meses un gran trabajo pero se ha quedado sin la recompensa final, la disputa de unos playoffs de ascenso a LEBPlata que se convirtieron en el ‘pero’ de la temporada cuando el Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar tuvo que hacer las maletas de despedida. Le pesó al equipo como le pesó a la afición, que se quedó con las ganas de ver a su equipo en la fase que todos esperan cuando empieza la temporada. Pero con el final de curso en la mano y la decisión final del ascenso para Aquimisa Carbajosa, como campeón de la Conferencia A, y Mondragón, como mejor siguiente clasificado, José Antonio Sánchez se queda con el recuerdo «positivo» de una temporada en la que aterrizaba en un Óbila Club de Basket sumido en las dudas por el reciente descenso y la necesidad de construir un proyecto desde cero. Un año del que, aún con todos los ‘peros’, se lleva el mejor recuerdo. «Todo el mundo me había hablado bien de este club, pero lo cierto es que las expectativas no sólo se cumplieron, sino que se superaron». Y no fueron las únicas.  
Porque «hasta donde pudimos controlar», y una pandemia no es controlable, el equipo «estaba lanzado.La inercia era buenísima. Íbamos enganchados a jugar ese playoffs» recuerda José Antonio Sánchez. «Cuando llegó el parón veníamos de sumar ocho victorias consecutivas» apunta en una racha en la que había sido un punto de inflexión el partido ante el Aquimisa Carbajosa. «Había mucha expectación. Nosotros estábamos imbatidos en casa y ellos llegaban sin haber perdido un solo partido». Se impusieron los salmantinos por 69-88 con total autoridad. «Nos generó un poco de dudas» valora de una derrota que entonces tuvo un efecto rebote. Porque el equipo pasó a ser otro. «Desde que configuramos el equipo, el grupo siempre estuvo en pleno crecimiento, asignando roles, involucrando  a todos». Pero la derrota ante Carbajosa le hizo crecer un poco más. «Desde ese momento fueron todo victorias».
En el trabajo del grupo está el triunfo más personal de José Antonio Sánchez. «Estoy contento por haber conseguido consolidar un grupo y generar una propuesta de juego. La gente que venía al CUMCarlos Sastre sabía que el equipo iba a tener una marca reconocible, un estilo» relata en una fórmula de juego «atrevida» que no fue sencilla sacar adelante cuando «vas formando un equipo en el que cada uno es de un sitio diferente». Un belga, un serbio, un francés, un catalán, un vasco recién aterrizado de Estados Unidos... «Conseguimos unirnos. Aún teniendo un vestuario de tanta diversidad, hablábamos un mismo idioma a la hora de trabajar».
Ha sido la construcción de ese vestuario, todo el trabajo realizado para ello, el triunfo ‘personal’ con el que puede quedarse José Antonio Sánchez este curso a falta de playoffs. «Acertar con las personas no es sencillo, pero este equipo ha estado comprometido con todas las situaciones». Y no sólo habla José Antonio de las deportivas. No han faltado las visitas a hospitales, colegios, patrocinadores... «Su compromiso con la ciudad y su gente ha sido enorme» pone en valor de un vestuario joven «con deseo y ganas de trabajar».
Un grupo de jugadores que veía capacitado para más. Desde que aterrizó en el CUMCarlos Sastre lo hizo convencido de formar un vestuario con jugadores desde los que crecer juntos y dar el salto a la LEBPlata. «Este bloque de jugadores estaba para seguir jugando juntos en una categoría superior simplemente con un par de nuevos jugadores, con independencia de que hubiera sido yo o no el entrenador» señala. Un trabajo «que en ocasiones se tarda años aquí lo hicimos en meses». Un bloque que por desgracias ha desmontado el COVID-19. Mantenerlo de nuevo en EBA lo ve complicado, especialmente con jugadores como Jaume Lobo, uno de los protagonistas de la temporada. Alguno está preparado para afrontar retos mayores a la Liga EBA.