Las residencias sin casos podrán abrir patios y comedores

SPC
-

La Consejería de Familia elabora un protocolo de desescalada interna en dos fases para «flexibilizar» las condiciones de vida de los centros y recuperar servicios parados

Una mujer observa la calle desde el interior de su habitación en una residencia de la tercera edad en Burgos - Foto: Luis López Araico

La Consejería Familia e Igualdad de Oportunidades ha remitido a los centros de personas mayores y discapacidad de Castilla y León el protocolo elaborado para abordar la desescalada de la covid-19 para «flexibilizar» las condiciones de vida de las residencias, que permitirá que este tipo de centros sin casos puedan abrir ya en la fase 0 sus patios y jardines para que los residentes puedan dar paseos al aire libre y las zonas comunes como los comedores y las salas de televisión, siempre y cuando se pueda garantizar la distancia social mínima de dos metros. Además, una vez hayan pasado siete días sin nuevos casos, podrán entrar en la segunda etapa para reanudar «progresivamente» las actividades como peluquería, podología y estimulación física y cognitiva.
Así lo avanzó ayer la consejera del ramo, Isabel Blanco, que subrayó que el protocolo elaborado trata de «compatibilizar» la seguridad de las personas y su atención en los centros residenciales, para que puedan recuperar «cierta normalidad» y los hábitos diarios. Señaló que la aplicación del plan dependerá de los propios directores y gerentes de los centros, por lo que el 75% de las residencias que no han registrado ningún positivo podrán aplicarlo de forma inmediata una vez esté publicado el protocolo en la página web de la Junta.
En este sentido, dejó claro que las visitas de familiares a los residentes no será posible hasta la fase 2, en el caso de las personas con discapacidad, y hasta la fase 3, en el colectivo de mayores. No en vano, aseveró que se trata de dos de los colectivos más vulnerables de la crisis sanitaria. «Nuestra prioridad ha sido proteger a las personas mayores, por lo que las visitas a las residencias no se permitirán hasta fases más avanzadas, salvo que haya un cambio de criterio del Gobierno», expuso Blanco durante la rueda de prensa telemática. Eso sí, apostó por incrementar e intensificar la comunicación de los residentes con sus familias. 
Condiciones

Los paseos al aire libre en patios y jardines en zonas anexas de las residencias serán entre 30 y 60 minutos, aunque este tiempo variará en función del espacio, por lo que los responsables de los centros podrán fijas franjas horarias o en días alternos. En caso de que apareciera un caso sospechoso o confirmado, se interrumpiría el proceso. En la segunda etapa, no antes de siete días después del inicio de la etapa uno y solo si ha sido «exitosa», se permitirá habilitar zonas cerradas hasta ahora para reanudar «progresivamente» las actividades que impliquen distancias interpersonales menores de dos metros como peluquería, podología, envejecimiento activo y de estimulación física y cognitiva, comedores en planta y salas de tele, según informa la Agencia Ical.