Ruiz Requena habló de 'Las luces que alumbraron mi camino'

P.R.
-

El funcionario y veterano socialista participó ayer en el ciclo 'El Donoso Escrutinio', en la Biblioteca de Ávila

Ruiz Requena habló de ‘Las luces que alumbraron mi camino'

Su origen granadino quedó patente en varios libros que presentó en primer lugar, granadino, pero con un sentir abulense, ciudad a la que llegó en el año 1964 Rafael Ruiz Requena abogado, funcionario e histórico socialista, que ayer intervino en el ciclo ‘El Donoso Escrutinio’, en la Biblioteca de Ávila. Tituló su intervención con la sugerente frase de ‘Las luces que alumbraron mi camino’. Un camino literario que comenzó a desgranar con la obra de un periodista familiar suyo, José María Requena, director del Correo de Andalucía. Presentó la obra ‘El cuajarón’, con la que este autor andaluz ganó el premio Nadal el año 1971. También habló de otro libro, ‘La sangre por las cosas’, un poemario, el primer trabajo literario publicado por el periodista andaluz, primo de Rafael Ruiz Requena, publicado por Ágora, en el año 1956.

A continuación habló de una poeta de Granada, que era amiga de su madre, Elena Martín Vivaldi y mostró un libro que lo había dedicado a su madre, “porque era de su generación y amiga de ella”. García Lorca no podía faltar en esta semblanza andaluza, y la alusion al ‘Diván del tamariz’, del insigne poeta y dramaturgo granadino. En cuarto lugar dedicó un espacio a la literatura levantina. Se refirió a la excelente obra de Gabriel Miró, ‘Las cerezas del cementerio’, una de las novelas más hermosas de la literatura española del siglo XX.

Se refirió por último al libro ‘Sumisión’, del autor francés Michel Hubert, que aborda el problema de los árabes que viven en Europa. El libro se publicó el mismo año del ataque a Charli Hebdo, el semanario satírico francés, por lo que tuvo una gran repercusión.

Sobre la literatura dijo que era una vocación que “a lo mejor he traicionado”. Reconoce que le gustaba, pero que “en un momento determinado estudié Derecho y he vivido de ello. Pero en cuando me jubilé es a lo que me he dedicado. Ahora estoy haciendo un curso de literatura creativa porque me gusta escribir y tengo algunos relatos cortos”, señala Ruiz Requena, resaltando el deseo que en este momento impera en su larga vida ­tiene en la actualidad 86 años-, y no es otra que la literatura.