CCOO pide que se cumpla con la ley de igualdad en empresas

SPC
-

En Castilla y León solamente el 0,5 por ciento de las empresas podrá contar con un plan de igualdad, ya que la mayoría tiene menos de 50 trabajadores

CCOO pide que se cumpla con la ley de igualdad en empresas

Comisiones Obreras de Castilla y León (CCOO) solicitó hoy que las empresas de la Comunidad cumplan con la ley de igualdad, y que los empresarios “sean responsables” para acabar con la desigualdad social, y que la inspección de trabajo y la Seguridad Social sea “firme y contundente” cuando no se cumpla con la legislación.

La secretaria de Mujer y Políticas de Igualdad en Castilla y León, Yolanda Martín, el secretario de Acción Sindical de la Comunidad, Fernando Fraile, y la técnica de la Secretaría de la Mujer y Políticas de Igualdad, Elena Pinilla, presentaron un Plan de Igualdad que se enmarca dentro de la nueva modificación de la Ley de Igualdad aprobada en 2007, y revisada este año por Real Decreto por el Gobierno dentro de los ‘viernes sociales’.

Los representantes sindicales pidieron a las empresas que establezcan “medidas evaluables” que ayuden a que las mujeres “tengan las mismas oportunidades a nivel de igualdad”, y se avance en la “corresponsabilidad” en el ámbito laboral. “El hecho de sembrar igualdad en una empresa hace que al final esto se traduzca en una sociedad más igualitaria”, explicó Martín.

El plan, que estará dirigido tanto a hombres como a mujeres, tendrá varias fases: se comenzará con un diagnóstico negociado con los representantes de los trabajadores, a través de los datos que facilite la empresa; se elaborarán una serie de medidas con parámetros “evaluables”; se deberán registrar “obligatoriamente” en el Registro de convenios (Redcon); posteriormente se ejecutarán las medidas del plan; se elaborará un calendario para que se lleve a cabo; y finalmente, una comisión negociadora paritaria se encargará del seguimiento y evaluación de las medidas.

CCOO estableció también una serie de medidas que deben estar “como mínimo” en los planes. Entre ellas están la clasificación y promoción profesional; una auditoría salarial entre hombres y mujeres; un ejercicio corresponsable de los derechos de la vida personal, familiar y laboral; la infrarrepresentación femenina y la prevención del acoso sexual y acoso por razón de sexo. Otra de las novedades que establece el Real Decreto es que todas las empresas tienen la obligación de llevar un registro medio de horarios desagregados por sexos.

La medida propuesta por el sindicato se implantará progresivamente en los próximos años, el 7 de marzo del año que viene las empresas castellanas y leonesas de más de 150 empleados tendrán que implantarlo, un año después, aquellas que superen los 100, y en 2020 las empresas que tengan 50 o más trabajadores.

Además, los diagnósticos se realizarán de manera personalizada para cada empresa, no hay una obligación de establecer un porcentaje mínimo del 50 por ciento, el diagnóstico se referirá a la infrarrepresentación femenina en la empresa para ver “si existe o no” la discriminación.