Ávila vuelve a misa

B.M
-

Con el alivio de medidas en fase 0 es posible celebrar la eucaristía con un tercio del aforo, lo que ya sucedió este mismo lunes en algunas iglesias a la espera de que durante esta semana se sume el resto

Ávila vuelve a misa - Foto: David Castro

Con el alivio de medidas en fase 0 es posible celebrar la eucaristía con un tercio del aforo, lo que ya sucedió este mismo lunes en algunas iglesias a la espera de que durante esta semana se sume el resto

Un alivio. Eso es lo que se busca con la serie de medidas establecidas por el Ministerio de Sanidad en cuanto a relajar las normas en el confinamiento, especialmente para zonas que no han pasado de la fase 0, como sucede en buena parte de Ávila, incluyendo la capital. Entre las diferentes acciones en las que se quita presión está la que tiene que ver con el culto, que permite la apertura de templos, pero con un tercio de su aforo para que se puedan guardar las medidas de seguridad.
El propio obispo, José María Gil Tamayo, tomó la decisión de que las mismas medidas se apliquen en toda la diócesis aunque civilmente estén en distintas fases de confinamiento. En todo caso, la provincia está repartida entre fase 0 y 1 (a la espera de estar todos en la 1 el próximo lunes) y por eso se permite esa apertura de templos con la reducción de aforo correspondiente.
Hay que tener en cuenta que la zona de salud de Muñico ya lleva una semana en fase 1 y eso ha posibilitado que ya se haya realizado alguna misa, como sucedió por ejemplo en Gallegos de Sobrinos.
Pero desde ayer se une toda la provincia y por ejemplo en la ciudad ya estaba previsto realizar algunas misas en iglesias como San Juan, Inmaculado Corazón de María, la Santa, Santo Tomás o San José Obrero, esperando que a partir del martes y el miércoles se fueran uniendo los diferentes templos, con las medidas necesarias.
Un ejemplo de este retorno a las eucaristía se vivió en San Juan, que volvió a abrir sus puertas después de más de dos meses con una limitación del aforo a 70 personas. Esta primera eucaristía estuvo dedicada especialmente a todos los difuntos en este tiempo, entre ellos los de la pandemia. La intención era abrir las puertas a las 19,15 horas para que la gente fuera entrando y que también hubiera confesión. Sí que se pidió a los asistentes responsabilidad, que se guardaran las normas de seguridad (entre ellas la distancia de dos metros) y seguir las indicaciones de los voluntarios.
Estas medidas son necesarias porque si bien ya es posible la presencia de fieles para la celebración de los sacramentos, también lo es que hay que aplicar siempre todas las medidas de higiene y prevención como es la conveniencia de llevar mascarilla, mantener vacías las pilas de agua bendita, ofrecer desinfectante a la entrada y la salida, y guardar la distancia necesaria en los bancos (debidamente indicada en cada iglesia), entre otras. 
De todas formas, en una nota remitida desde el Obispado de Ávila se recuerda que el obispo prorroga la dispensa del precepto dominical, «invitando a la lectura de la Palabra de Dios y a la oración en las casas, pudiendo beneficiarse de la retransmisión a través de los medios de comunicación para quien no pueda acudir al templo. Además, se invita a las personas mayores, enfermas o en situación de riesgo a que valoren la conveniencia de no salir de sus domicilios.
También se pueden abrir los despachos de Cáritas para la atención presencial de los más necesitados, aplicando siempre las medidas de distanciamiento, higiene y prevención requeridas. 
Para la celebración de funerales, se establece que primero se haga la inhumación del cuerpo (o la incineración) con el responso correspondiente y con la comitiva que en cada momento permitan las autoridades sanitarias y, después, la misa exequial, que se celebrará inmediatamente después o en otro momento, según el parecer de la familia y las posibilidades del párroco, con el aforo permitido en cada fase (de momento, un tercio) y guardando todas las medidas sanitarias e higiénicas que dicte para cada momento la autoridad competente.