Goleada con susto en el cuerpo

A.S.G.
-

Del 3-0 al 3-2. El Real Ávila superó a La Bañeza en un duelo que dejó visto para sentencia en la primera mitad pero donde la relajación de la segunda pudo costarle un serio disgusto

Partido del Ral Ávila contra La Bañeza. - Foto: David Castro

Real Ávila, 4

 

La Bañeza, 2

David
Llorian
Rui
Javi
Josito
(Vicente, 67’)
Trujillo
(Tuto, 73’)
Cabrera
Piru
Cabezudo
(Javito, 55’)
Emilio
Pito
  Sánchez
Sergio
Miguel
Peru
Carlos
Robert
(Marquina, 80’)
Cheve
(Noe, 80’)
Diego
Claudio
Jorge
(Ricardo, 59’)
Mateos

Goles

1-0 (minuto 19) Pito; 2-0 (minuto 22) Emilio; 3-0 (minuto 42) Pito; 3-1 (minuto 61) Peru; 3-2 (minuto 85) Claudio; 4-2 (minuto 87) Vicente

Árbitros

Muriel Isidro (Salamanca).Mostró cartulinas amarillas al encarnado Llorián y al visitante Peru.

Incidencias

Encuentro correspondiente a la jornada 34 del grupo VIII de Tercera División, disputado en el Adolfo Suárez ante 200 espectadores.


El Real Ávila repitió el guión de las últimas jornadas. Ante La Bañeza se llevó los tres puntos con la misma fórmula con la que ‘mató’ al Becerril o el Unami. Golear en la primera mitad y especular en la segunda.Lo malo es que, como en las dos ocasiones anteriores, el equipo acabaría pidiendo la hora después de bajar el listón peligrosamente y dejar que los leoneses se fueran con la impresión de que podían incluso haberse llevado algo del Adolfo Suárez. Porque aunque el 4-2 final pueda parecer contundente, lo cierto es que los de Luis Carnicero nunca perdieron la cara a un partido donde les condenó la candidez de su defensa, la falta de definición en los momentos claves en su ataque y una mañana más que inspirada de Emilio y Pito, que se bastaron para doblegar a un equipo cuyo brío inicial fue un alivio vistas las últimas visitas de algunos rivales al Adolfo Suárez.   
Leyó mal el partido La Bañeza.Concedió espacios al ataque encarnado y le faltó intensidad a su línea de defensa. El resultado, una de las mejores primeras partes de Emilio. Aunque escorado al extremo izquierdo, el vallisoletano huyó siempre que pudo de la línea de cal. En otros choques bien pudiera ser un problema, pero este miércoles pronto se descubrió con una de las mejores soluciones. A los 4 minutos ya había roto a Sergio y probado suerte con un fuerte disparo que acabó en córner. En el 11’ Cabezudo, que sorprendió con un saque rápido de falta, le ofreció un cara a cara con Sánchez que le sacaba con el pie. Por el camino –minuto 7– Pito había desaprovechado un pase de Cabrera que en otras ocasiones hubiera acabado en gol. Se marcharía fuera. Cuando no fue así lo impidió Sánchez con el pie cuando Emilio ponía el cuero pegado a la cepa del poste en una falta lanzada desde la frontal.  Se repetían las ocasiones. El gol era cuestión de tiempo, porque por calidad estaba asegurado. Y así fue. Porque Emilio, a banda cambiada, se marchó de tres defensores para, ante la media salida de Sánchez, regalarle el gol (1-0) a Pito a puerta vacía. Y como ‘es de bien nacidos ser agradecidos’, Pito le devolvió el regalo. Tres minutos después –minuto 22– el almeriense dejaba sentado a Sergio en la línea de fondo con un sutil toque con el que elevaba el balón ante el lateral y se la ponía a Emilio, que entraba en el área con tantas ganas como las que había en el equipo por cerrar el partido. En apenas media hora, y con un buen puñado de jugadas, el Real Ávila daba la sensación de haber sentenciado (2-0).
Bajó el equipo el listón. Poco, porque lo cierto es que las ocasiones siguieron llegando. Y con ello la sensación de que La Bañeza está en la zona tranquila no por su defensa, un auténtico coladero, sino porque sus mejores activos se encuentran en ataque.Matos y Claudio siguieron probando suerte.Si sus ocasiones no encontraron puerta, Pito sí la encontró. Tras caer en fuera de juego en varias ocasiones, el almeriense supo retener su carrera y sus ganas por cazar a Rubén Díaz en la lucha por el pichichi cuando Cabrera –minuto 42– le filtraba un pase a la banda. Aguantó lo suficiente como para salvar el fuera de juego y poner la directa hacia el marco de Sánchez. Al portero le entró el tembleque.Ya sabía el final de la historia. Ante Peru se perfiló a su diestra y la colocó al palo contrario. Era el 3-0, un buen cierre del primer acto y un aliciente para rotar pensando que el próximo fin de semana volverá la liga.
 El primero en buscar descanso –minuto 55– fue Cabezudo. Enfiló el vestuario dejando a su equipo empezando a dar muestras de que las revoluciones eran otras. Y lo pudo pagar, aunque el marcador y la primera mitad pudieran decir otra cosa. Peru puso en cuestión la tranquilidad encarnada –minuto 61– cuando dejaba a David clavado bajo palos mirando cómo el cuero se colaba (3-1) con una falta desde la frontal que parecía más asequible de lo que su quietud dejó entrever.
Apenas dos minutos después Matos tendría el 3-2 en sus botas cuando le cogía la espalda a Josito. En el mano a mano ante David se le bajaría el telón. También a Diego, que recogía el rechace sin saber encontrar el hueco desde la frontal para disparar a puerta vacía. El Real Ávila se había vuelto vulnerable y La Bañeza lo sabía. Volvería a tener dos grandes ocasiones Matos. La primera se la sacó David con el pie, enmendando el error del 3-1. La segunda no vería puerta cuando probaba suerte con una vaselina.
Ante su insistencia La Bañeza encontraría el premio del gol de nuevo a balón parado. Una falta innecesaria de Vicente en la banda era el germen del 3-2. Peru ponía un balón de oro al centro del área y Claudio, sin oposición, remataba al fondo de la red (3-2). Era el 85’ y el miedo recorría la grada. También al equipo.Sin embargo el conjunto encarnado encontró la mejor solución posible. Vicente, apenas dos minutos después, ponía calma al rematar casi en línea de gol (4-2) otra gran jugada de Pito, que volvía a sacar un balón de oro desde la línea de fondo. Al final acabaría pidiendo la hora el equipo local. Mucho más cuando Miguel estrellaba en el 90’ un balón en el palo después de una mala salida de David, que dejó el cuero suelto en el área.