Galicia tilda de «intolerable» la denuncia de Arévalo Decide

M.E
-

El portavoz municipal del PP asegura que «es la inoperancia» de la agrupación la que «está obstaculizando» la vida de los arevalenses y no los trabajadores

El ex alcalde de Arévalo, Vidal Galicia Jaramillo, salió ayer al paso de las declaraciones de Arévalo Decide en las que el partido que gobierna el Consistorio morañego acusó a trabajadores municipales de «obstaculizar el funcionamiento normal de la Institución». Mediante una nota de prensa Vidal Galicia considera «?intolerables» estas manifestaciones que ponen en tela de juicio la dedicación y el compromiso con Arévalo de empleados del Ayuntamiento.
A su juicio, es «la inoperancia de Arévalo Decide» la que está «obstaculizando la vida de los arevalense» y son los miembros del equipo de Gobierno y el partido que lo sustenta los que «se escudan en estas situaciones para justificarse, llamando ‘trabas’ a lo que es gestionar un Ayuntamiento, que exige el cumplimiento de normas y procedimientos, esto no es un cortijo particular», dijo. Asimismo, Galicia Jaramillo exige que el equipo de Gobierno «aclare a qué se refieren concretamente las declaraciones que han salido de una agrupación política cuya portavoz haría bien en enterarse de cómo funciona un Consistorio y no creerse todo lo que le dicen», a la vez que muestra su «pena» porque «estas afirmaciones definen lo que hay en la agrupación.
Vidal Galicia recuerda que los proyectos que se están ejecutando en la ciudad actualmente «han sido todos licitados y adjudicados por el anterior equipo municipal», y cita «el Puente de Valladolid, la operación asfalto, la Cañada Real Burgalesa, la zona infantil del parque Gómez Pamo, el paseo fluvial desde el Castillo al Molino de Álvaro de Luna, y el propio Molino con el proyecto Light, entre otros». De momento, señala, «Arévalo Decide no ha hecho nada salvo sentarse a esperar que los proyectos que licitamos antes de mayo acaben de realizarse». En esta línea, el ex alcalde teme que durante el presente mandato «esta sea la consigna del alcalde, sus concejales y el partido que los sostiene: culpar a los demás de su incapacidad cuando las cosas no salgan y aprovecharse del trabajo de la anterior Corporación».
El portavoz popular en el Ayuntamiento considera que «estas manifestaciones definen a quienes las hacen, que se dedicaron a prometer cosas para ganar votos y ahora se dan cuenta de la dificultad de llevarlas a cabo», remarcó.