scorecardresearch

Igea teme que la nueva ley de Vivienda ahuyente a inversores

SPC
-

El vicepresidente asegura que el Gobierno regional no decidirá sobre su aplicación hasta conocer al detalle el texto que está elaborando el Ejecutivo

Francisco Igea, vicepresidente y portavoz de la Junta. - Foto: Rubén Cacho ICAL

La Junta de Castilla y León pide al Gobierno que se respete la seguridad jurídica en la nueva ley de vivienda y las competencias de las comunidades y de los ayuntamientos y defiende como «la línea más adecuada» las ayudas del Ejecutivo autonómico por encima de intervencionismos.

Así lo manifestó el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno en la que instó a que «no se ahuyente» a inversores por la inseguridad jurídica, a la vez que remarcó que la Junta de Castilla y León respeta el derecho a la propiedad y la libertad de empresa.

«Siempre cumplimos la ley», indicó en referencia a que el presidente del PP, Pablo Casado, haya manifestado que las comunidades en las que gobiernan no van a cumplir la norma, si bien pidió que el proyecto de ley, que prepara el Gobierno, respete las competencias de comunidades y ayuntamientos.

En tal sentido, añadió que si quiere legislar que lo haga, pero cambiando las normas para restringir competencias, sino, en base a la cogobernanza, que respete las competencias de las otras administraciones, aunque señaló que no puede pedirles que cumplan con lo que no están de acuerdo, y además de ello tienen competencias. «No es insumisión», apostilló en declaraciones recogidas por Ical.

Respecto de las medidas de la Junta, se refirió a las 63.000 ayudas al alquiler desde 2015 con 94 millones de euros, a la ampliación en 700 viviendas del parque público de viviendas, a la moratoria en los pagos de cuotas en viviendas públicas de la Junta con 7.000 beneficiados, a deducciones fiscales del 15 por ciento para menores de 35 años y ayudas a la compra de jóvenes.

Por otro lado, preguntado por el bono cultural del Gobierno, argumentó que es bueno incentivar, como en este caso la promoción de la cultura, pero consideró que no se debe entrar en situaciones en las que se desincentive la búsqueda de empleo. Después, precisó que era una reflexión sobre la eficacia de la política de incentivos y desligó el bono cultural del Gobierno con el bono turístico de la Junta.