La 'marea blanca' prevé el 26 una manifestación "histórica"

SPC
-
La Coordinadora de las Plataformas en Defensa de la Sanidad Pública de Castilla y León informan sobre la movilización del próximo sábado, 26 de enero. - Foto: Ical

Reclaman la dimisión del consejero como "primer paso" para recuperar los niveles sanitarios anteriores y señalan que un estudio de 2008 ya advertía del déficit de profesionales

La Coordinadora de Plataformas por la Sanidad Pública de Castilla y León confió hoy en superar las cifras de la movilización del 20 de enero de 2018, en una manifestación que calificaron de “histórica” este próximo sábado en Valladolid. Por ello, hicieron un llamamiento a la sociedad para salir a la calle con el lema ‘Nos sigue doliendo la sanidad’ y situarse por encima de las 50.000 personas que los propios convocantes contabilizaron entonces, según informa Ical.

Los motivos son el “deterioro” general del sector y la “desatención” en el medio rural y la Atención Primaria. De hecho, recordaron que en los últimos doce meses “las cosas han empeorado”.

Entre sus peticiones reclamaron la dimisión del consejero, Antonio Sáez Aguado, como “primer paso” para recuperar los niveles sanitarios anteriores, un trámite que debería “dar hoy mismo”, en el Consejo Castellano y Leonés de Salud, al que las plataformas están invitadas como oyentes. “Esta dimisión aliviaría nuestro dolor porque esta Comunidad no puede esperar otros tres meses a un nuevo Gobierno, antes de alcanzar una situación irreversible”, destacó Ignacio Fernández, de CCOO, una de las organizaciones integrada en la Coordinadora.

Fernández recordó que se han cumplido los objetivos “internos” de las plataformas en estos últimos doce meses, con evolución de las mismas, mayor coordinación y, principalmente, “sensibilización de la sociedad sobre los derechos en la sanidad”. También, reconoció, esta percepción ha aumentado gracias a que la Consejería “ha atizado el fuego con una gestión nefasta este último año”.

Además, respondieron que un estudio de 2008, con Javier Álvarez Guisasola de consejero, “ya advertía del déficit de profesionales” que a día de hoy achaca la Junta. El médico Luis Ocampo respondió que “no es cierto” que los profesionales “como norma absoluta rechacen trabajar en el medio rural”, algo que justificó en “la debilidad y descualificación” a la que la Administración sanitaria ha sometido a la Atención Primaria de los pueblos. “No quieren fomentar y dar valor a las plazas en los pueblos”, sostuvo Ocampo, quien comentó que “se ofrecen condiciones penosas” que los profesionales rechazan, como ha sucedido con la plaza de Pediatría en Guardo (Palencia), convocada en varias ocasiones y siempre desierta. Aprovechó para arremeter contra el Colegio de Médicos de Castilla y León, por culpar a la alta tasa de feminización de los problemas “futuros del sistema”.

Paz Palacín, de CSIF Sanidad, urgió medidas para “solucionar esta situación” en una sanidad pública “caótica y crítica”, especialmente, dijo, la Atención Primaria, con un “problema fundamental y básico de falta de profesionales”. Por ello, abogó por recuperar los niveles de empleo perdidos para alcanzar un nuevo “suficiente” que permite aliviar el “daño producido y que la Sanidad no caiga”.

Toñi Medina, de la Plataforma por la Sanidad en Aguilar y comarca (Palencia), una de las 17 que conforman la Coordinadora, reprochó que “la parte más sangrante” se ciñe a las personas mayores, que “no tienen médicos en los pueblos”. “Si se van a vivir con sus hijos a las ciudades porque no tienen médico, las casas del medio rural se cierran. Y luego les escuchas hablar de despoblación. ¡Nos lo están quitando!”, exclamó.

Igualmente, Fernando Aparicio, de la Plataforma de Palencia, culpó directamente a Sáez de la dimisión de algunas médicas en centros de salud de Burgos, Ponferrada y Astorga “por denigrar a la profesión”. “Estos casos han sido la expresión pública de lo que ya sucedía”, espetó. También, denunció que la Junta “evita la reposición de los profesionales que se van desde 2010”. En definitivo, sentenció, la Administración “está desmantelando el sistema para dejarlo raquítico y dar la oportunidad a las empresas privadas”, como informaron que ya sucede en la comarca zamorana de Sanabria.