UGT pide que se suspenda el traslado del Centro de Menores

M.M.G.
-

Consideran un «experimento peligroso» unir en unas mismas instalaciones este servicio con la residencia de estudiantes y el albergue juvenil y advierten a la Junta de esta «barbaridad»

UGT pide que se suspenda el traslado del Centro de Menores

La Unión General de Trabajadores ha solicitado este martes, en boca de José Carlos Pajares, secretario general de la Federación de Empleadas y Empleados de Servicios, la suspensión del traslado del centro de menores al nuevo edificio de la Junta de Castilla y León ubicado en la zona sur de Ávila.
En opinión de Pajares, unificar los tres centros (en referencia al centro de menores, la residencia juvenil y el albergue) en un único edificio, además de ser «una barbaridad» resulta un «experimento peligroso». Por eso propone mantener operativo el centro de menores ‘Fuentes Claras’ a la espera de encontrar una solución mejor.
«El edificio no cumple las condiciones para ello (la unificación)», alerta el responsable del sindicato, que recuerda que UGT lleva advirtiendo de este aspecto desde el año 2014, si bien ese ahora cuando, asegura, otros sindicatos y partidos políticos están advirtiendo de lo mismo.
«Valoramos positivamente la propuesta de paralización del traslado realizada por Ciudadanos», apunta Pajares, pero critica también la «postura contradictoria» de este partido, que en el año 2016 votó en un Pleno Municipal, junto con todos los partidos políticos a excepción de Trato Ciudadano, a favor del cambio  de la situación de la parcela cedida a la Junta con el fin de que se convirtiera en centro de menores. «Porque hasta entonces la cesión era sólo para residencia de estudiantes», apunta Pajares.
«Es contradictorio pero en el fondo se lo agradecemos», reconoce el responsable sindical, que insiste en señalar a la Junta de Castilla y León que «va a cometer un error» si finalmente lleva a cabo ese traslado.
«Un centro de menores necesita un diseño diferente», asegura Pajares, que alerta sobre las reformas llevadas a cabo en el edificio para poder acoger el centro de menores y que él califica como «parches»: las ventanas no cumplen los requisitos de seguridad; las salas comunes son reducidas; los accesos no están diseñados para ello... Y eso sin mencionar, lo que en opinión de Pajares es más preocupante, y es el hecho de que los usuarios del centro de menores no contarán con una zona de ocio exterior, al haber quedado ésta del lado de la residencia estudiantil.
«Sólo se ha modificado la zona del albergue, que estaba diseñado para estancias cortas», expone, «y los menores trasladados vivirán allí, por lo que las instalaciones de un albergue no pueden ser las de un centro de menores».
Menciona también Pajares otro aspecto relacionado con el traslado que preocupa al sindicato y es la situación en la que quedarán los trabajadores que desarrollarán allí su función, tanto la de los 35 trabajadores del centro de menores ‘Fuentes Claras’ como la de los 21 de la residencia juvenil ‘Arturo Duperier’. «Los trabajadores del centro de menores están muy preocupados», traslada Pajares, que entiende que «su trabajo es muy delicado» por lo que comprende que «quieran instalaciones apropiadas a un centro de menores».
«Experimentos de este tipo pueden salir caros a los ciudadanos», avisa Pajares, que este martes pidió que en el caso de que «se produzcan problemas, los responsables provinciales políticos de la Junta estén a la altura y dimitan».
Insiste el responsable sindical en subrayar que el traslado al edificio, que considera que aún podría paralizarse, «no cumple con las necesidades de los tres colectivos». Y lamenta la «falta de sentido común» en un asunto de tanta importancia.
Se espera que sea el 1 de septiembre cuando el centro abra sus puertas. Y apunta Catalina García, presidenta delComité de Empresa de Familia de UGT, que el plazo de solicitud de plazas para la residencia juvenil está ya abierto, si bien de las 20 que ya se habrían solicitado en estas mismas fechas en años anteriores, sólo se han solicitado cuatro.